Valentino Rossi suelta una bomba sobre Marc Márquez en San Marino | EFE

Valentino Rossi no se lo cree: la última de Marc Márquez (y de Jorge Lorenzo)

stop

El italiano suelta una bomba en el GP de San Marino

10 de septiembre de 2017 (15:33 CET)

Brutal. El Mundial de MotoGP más apretado de la historia está servido. Marc Márquez se llevó el GP de San Marino y empató a 199 puntos con Andrea Dovizioso, que fue tercero, en la cabeza de la clasificación general.

Petrucci, líder en gran parte de la carrera, no pudo aguantar el empuje del catalán, que terminó haciendo las delicias de los seguidores con un adelantamiento in extremis en la última vuelta y que le dio la victoria final.

El otro implicado en la lucha por el liderato, Maverick Viñales, sigue vivo en la pelea con 183 puntos después de terminar cuarto.

Mientras tanto, Dani Pedrosa, que terminó decimocuarto y Valentino Rossi, que no corrió por la fractura de tibia y peroné sufrida la semana pasada, cayeron de la lucha por el título.

Con todo, la felicidad en Honda era total. El ilerdense volvió a dar otra lección de pilotaje –la pista estuvo mojada durante toda la prueba- y desató la locura en el box de la escudería japonesa.

Euforia silenciosa

Pero la felicidad no se limitó solo a los responsables de HRC. Valentino Rossi, que estuvo muy atento a la carrera, lanzó una bomba en su círculo cercano.

El italiano asegura que si hay alguien contento de verdad con la victoria del catalán, ese es Jorge Lorenzo, que  se cayó por segunda vez esta temporada cuando iba primero y todavía quedaban 22 vueltas. Una vez más, el pentacampeón evidenció que todavía no ha logrado adaptarse a la Desmosecici GP17.

El balear se queda así con los 90 puntos que sumaba hasta ahora, pero cae hasta el noveno puesto. Unos datos nefastos para un piloto que fue convertido por Ducati en el piloto mejor pagado de la parrilla para que devolviera al equipo boloñés a lo más alto y que ve como su segundo está a punto de alzarse con el campeonato.

El peor escenario

Y es que si eso ocurriera, el futuro de Lorenzo pendería de un hilo. Los italianos no dudarán en arrinconarlo si Dovizioso termina llevándose el campeonato, así como ni se plantearán renovarlo cuando termine su compromiso con la escudería roja. Incluso no descartarían rescindirle el contrato.

Asimismo, Jorge tampoco tendría donde ir. A Yamaha no puede volver mientras esté Rossi, en Honda no tiene sitio y en Suzuki no perdonan que les despreciara cuando le hicieron una oferta al abandonar Yamaha la pasada temporada.

Ante este panorama, Valentino asegura que para Lorenzo es todo un alivio ver que Márquez no da una carrera por perdida. A estas alturas, el catalán es el único que le puede salvar la papeleta al mallorquín.