Marc Márquez no cuenta con la ayuda que necesita| EFE

Marc Márquez tapa el último problema (y gordo) en Honda

stop

El piloto de MotoGP se muerde la lengua

20 de octubre de 2017 (12:34 CET)

Milagros. Esto es lo que está haciendo Marc Márquez este año encima de su moto. El mundial de MotoGP está a solo tres carreras de acabar y el de Cervera lo tiene todo de cara para conseguir su cuarto título.

Y precisamente no es que tenga la mejor moto. Ni la más veloz. Los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Australia en el circuito Phillip Island han dejado ver un dato demoledor: hay ¡14! motos en el paddock que corren más que la Honda.

La velocidad punta de la moto de Márquez está lejos de ser una de las más altas. En la recta del circuito australiano, Marc consiguió poner su moto a 328.4 kilómetros por hora, siete menos que su principal rival en la lucha por el campeonato, Andrea Dovizoso, que voló con su Ducati a 335.6 km/h.

Un motor muy flojo

Pero Márquez es mucho Márquez. Pese a tener una de las motos más lentas en la recta, el catalán consigue contrarrestar el déficit de velocidad con un paso por curva superior al de sus rivales.

Una muestra más de cómo el piloto está teniendo que poner todo de su parte para conseguir un difícil mundial y tapar las vergüenzas de un motor que está lejos de ser uno de los más rápidos del paddock.

Las capacidades del de Cervera, que acabó la sesión siendo el más rápido, esconden el desastre de una moto que está muy lejos de mostrar su mejor nivel. Sin ir más lejos, Dani Pedrosa, que comparte motor y box con Márquez, acabó undécimo a casi un segundo de su compañero.

La lucha con ‘Dovi’ continúa

Marc, consciente de que su motor no es el más potente, sabe que tendrá que dar el cien por cien  en lo que queda de campeonato para lograr alzarse con el título. Dovizioso, que sí cuenta con una moto entre las más rápidas de la parrilla, está al acecho. Sólo les separan 11 puntos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad