Fernando Alonso rechaza la oferta de una de las grandes escuderías de la F1 

stop

El piloto español, con contrato con McLaren hasta finales de 2017, sigue sin definir su futuro  

Fernando Alonso recibe el primer chivatazo de la Fórmula 1  EFE

16 de octubre de 2016 (16:01 CET)

Fernando Alonso, salvo un giro inesperado, será piloto oficial de McLaren en 2017. El bicampeón del mundo tiene un año más de contrato y sabe que ninguna escudería le pagará los 30 millones de euros que cobra actualmente. También sabe que Ron Dennis, el presidente ejecutivo, quiere rejuvenecer el equipo, pero no contempla una indemnización millonaria. Su futuro en la Fórmula 1 es incierto y ya ha recibido algunas propuestas para 2018. A la espera de Mercedes, las rechaza todas. Entre ellas, una muy atractiva de Williams.

La escudería británica, según ha podido saber Diario Gol, ha sondeado la posibilidad de tener en nómina a Alonso a partir de 2018. Los pilotos oficiales de Williams en 2016 son el veterano Felipe Massa y el finlandés Valteri Bottas, y su dirección prepara cambios a medio plazo. En el punto de mira de Williams está Alonso, campeón del mundo de Fórmula 1 en 2005 y 2006.

Alonso, de momento, se ha mostrado agradecido por el interés de Williams, pero ha declinado su oferta. No tiene prisa. Quiere ver cómo evoluciona el Mundial en 2017 y los movimientos de las grandes escuderías. Su gran sueño sería retirarse en Mercedes, el equipo hegemónico desde 2014.

Alonso espera noticias de Mercedes, escudería en la que conviven, con muchos problemas, Lewis Hamilton y Nico Rosberg. Entre ambos, la relación es muy tensa. Altos cargos de Mercedes admiten que la situación es insostenible y, en privado, cuestionan "el comportamiento poco profesional" del británico, campeón del mundo en 2014 y 2015.

El piloto español, no obstante, no descarta ningún escenario para 2018. Ni tan siquiera su retirada de la Fórmula 1, preocupado como está por los cambios que se preparan. Su futuro podría estar en el Mundial de resistencia. De momento, prefiere ver, escuchar y callar. A la espera de Mercedes.