“Y si Ferrari cuenta la verdad”. Y es de Fernando Alonso (y el tema es muy, muy, feo) | EFE

“Está acabado”. Fernando Alonso o la marca que lo liquida

stop

El piloto español de McLaren atisba su ocaso en la Fórmula 1

03 de julio de 2018 (21:58 CET)

Malos tiempos para McLaren y Fernando Alonso. La marca británica se ha topado con varios problemas mecánicos que han marcado las últimas jornadas, aunque el asturiano volvió a puntuar en Austria.

Suma 36 puntos en lo que va de temporada, uno menos que Kevin Magnussen, de Haas. Sin embargo, una vez más queda claro que McLaren está demasiado lejos de las tres escuderías principales: Mercedes, Ferrari y Red Bull

El ostracismo que vive el equipo de Woking en los últimos años los ha condenado económicamente. Cada vez sufren más para obtener buenos acuerdos de patrocinio que les hagan competitivos. 

Lo cierto es que desde que se separó de Mercedes, McLaren no ha vuelto a ser lo mismo. De ahí que fuese tan errática la decisión de Alonso de volver con los británicos hace cuatro años. Por eso lo sentencian en las redes: "Está acabado". 

Ello ha propiciado que la propia marca del asturiano, Kinoa, sea una de las que copan los aspectos más visibles del piloto: gorras y camisetas. Mientras que el cuerpo del MCL33 resta desnudo. 

MCL33 Website4

Chandon es la marca con más presencia, en el alerón, y la timorata Petrobras copa los costados de forma ligera. Pero este descenso de sponsors ya empezó antes. 

Buena muestra de este declive fueron Mapfre y Renault. La aseguradora será una de las grandes marcas que aparecerá en el monoplaza de Jolyon Palmer durante la temporada 2017. Ni un español en el equipo.

El contrato evidencia el mal momento por el que atraviesa el equipo del ovetense. No salen de una, que se meten en otra.

Mientras que la marca de seguros española ha escogido Renault, donde no pilota ningún español, los británico-nipones continúan buscando un patrocinador que pague la fiesta. Deben despertar cuanto antes. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad