El fichaje estrella de Ferrari para liquidar a Fernando Alonso (y Hamilton) | EFE

"¿De qué se ríe Fernando Alonso?". El lío con Vettel (y Ferrari)

stop

El asturiano vuelve a abandonar tras un accidente

17 de septiembre de 2017 (16:41 CET)

El GP de Singapur ha brindado otra victoria de Lewis Hamilton en una de las carreras más accidentadas hasta la fecha. El circuito de Marina Bay se ha convertido en el primer GP disputado de noche y con lluvia. Sin duda quedará en el recuerdo.

La victoria de Hamilton ha sido plácida y tranquila dentro de la locura vivida en la pista por una razón muy sencilla. Sus rivales se han eliminado entre ellos.

El complejo trazado de la pista asiática provocaba que muchos pilotos fijaran la salida como el punto vital en la carrera. Una buena maniobra una vez se apagaran los semáforos podía asegurar la posición al término de las primeras curvas.

El piloto de Ferrari Kimi Raikkonen se ha tomado el objetivo tan a pecho que nada más dar pistoletazo de salida a la carrera tratara de adelantar al Red Bull de Verstappen donde no había hueco. Su choque arrastró a Sebastien Vettel y en su salida de pista arrolló a Fernando Alonso.

Un incidente desafortunado

El asturiano había protagonizado una de sus salidas fulgurantes y desde el octavo puesto escaló hasta pasar a Hamilton para hacerse con la segunda posición. Cuando iba a certificar la segunda plaza, le sacaron de pista.

Pese a que las primeras pruebas de telemetría apuntaban que el McLaren del asturiano estaba en perfectas condiciones, su lateral izquierdo había quedado completamente destrozado. En la vuelta 9 el coche dijo basta y Alonso se vio forzado a un nuevo abandono.

Tras dejar el asfalto por enésima vez esta temporada, no obstante, Alonso se mostró de un sorprendente buen humor. Según las declaraciones del español, “Hamilton estaba detrás nuestro cuando nos tocaron, por lo que si no nos hubieran tocado podríamos estar primeros”.

Las sensaciones del ovetense eran buenas en Singapur y la mala fortuna ha propiciado que se quedara sin luchas los puntos una vez más. En el paddock, no obstante, la sorna del campeón del mundo no ha sentado nada bien.

Ferrari se queda sin opciones

"¿De qué se ríe Fernando Alonso?". Era la pregunta que se hacían muchos dentro de los boxes. En Ferrari no se han tomado nada bien lo que han entendido como alegría por ver la paja en ojo ajeno.

El accidente múltiple entre Raikkonen y Vettel ha finiquitado muchas opciones de título al equipo italiano y Alonso no puede ocultar su alegría. La relación del asturiano con la escudería de Maranello no es buena, y un título de del alemán en Ferrari sería un golpe a su ego.

Pese a que Fernando Alonso pasa un mal momento, la constatación de que su antiguo equipo no levanta cabeza sirve como consuelo. Toca pensar en Malasia.