La silla de Ikea años 50 que se agota constantemente

Es uno de los productos de la tienda de muebles sueca Ikea más difíciles de encontrar tanto en las tiendas físicas como en la página web

Fotografía: La silla de Ikea años 50 que se agota constantemente
Fotografía: La silla de Ikea años 50 que se agota constantemente

En Ikea, como en todos los sectores, también están sufriendo las consecuencias de la crisis del COVID-19. No obstante, no todos son malas noticias para la cadena de tiendas de muebles sueca.

A pandemia del coronavirus ha provocado un crecimiento importante del teletrabajo. Muchos han cambiado la oficina por el despacho de casa. Y ello ha generado un aumento notable en la compra de muebles relacionados con el trabajo. Eso es lo que le ha pasado a Ikea, que no da abasto a sus clientes, que en ocasiones no encuentran los productos que buscan al estar agotados.

Alefjäll, agotada por defecto

Y entre ellos, una silla con diseño de los años 50 llamada Alefjäll, tapizada en piel y que está disponible en tres colores. O estaba, porque la silla Alefjäll se agota constantemente.

Silla Alefjäll de Ikea
Silla Alefjäll de Ikea

Lo normal al entrar en la web de Ikea es leer las palabras “Sin stock”, mientras que en la tienda no suelen tenerla más que de exposición. “Se ha producido una rotura de la cadena de suministro, que ha sido generalizada en el sector, tanto en la fabricación como en el transporte», apuntan en Ikea, confirmando que a causa del coronavirus no dan abasto.

La Alefjäll cuesta 249 euros

Esta silla es giratoria y se vende en tres tonalidades: marrón, beige y negra. Y no es que digamos una silla barata. Su precio es de 249 euros. Aun así, la demanda supera siempre la oferta.

Silla Alefjäll de Ikea
Silla Alefjäll de Ikea

Esto cuenta el interiorista de Ikea Manuel Delgado sobre el producto, en unas palabras recogidas por Expansión.com: «Cuando hablamos de sillas de escritorio profesionales a precios accesibles, la calidad, el estilo y la ergonomía no siempre van de la mano, muchas veces tenemos que sacrificar alguna de estas tres características. En el contexto actual, el criterio estético cobra mucha mayor fuerza. La silla Alefjall, diseñada por Francis Cayouette, consigue engranar en una pieza elegante, clásica y atemporal y un sistema de regulación ergonómica que permite regular la altura de la silla, así como ajustar nuestra postura lumbar y la profundidad del asiento dependiendo del tamaño de nuestras piernas. Igualmente se puede regular la altura del espaldar en relación con los reposabrazos».

Publicidad