Fernando Alonso se sale con la suya en McLaren | EFE

La millonada que Fernando Alonso le saca a McLaren desata los celos de Vettel

stop

El asturiano seguirá al menos un año más en la F1

19 de octubre de 2017 (11:41 CET)

Está en el horno. La renovación de Fernando Alonso con McLaren es cuestión de horas. Según apuntan varios medios este jueves, el asturiano y los responsables del equipo británico habrían llegado a un acuerdo para prolongar la estancia del ovetense en Woking.

Todo empezó a fraguarse cuando Honda confirmó que rompía el binomio que formaba con McLaren para aliarse con Toro Rosso, la filial de Red Bull. Allí los nipones no tendrán la presión que sufrían del equipo británico y del propio Alonso.

Dudas

No obstante, el ex campeón no las tenía todas consigo. Al bicampeón le preocupaba seriamente que continuar con los ingleses supusiera una bajada de sueldo importante.

Fernando, con un sueldo de 37,7 millones de euros, es el piloto mejor pagado de la parrilla de la Fórmula 1.

Una cifra que asumía completamente Honda. Los nipones aportaban casi 90 millones de euros anuales para sueldos e investigación, pero en McLaren no estaban dispuestos a satisfacer las pretensiones del piloto español.

Tal y como recogía Diario Gol, una de las últimas propuestas de los británicos contenía una parte del sueldo fijo más otra variable, a la que Fernando no tenía ninguna intención de acceder.

Todo listo

Sin embargo, las negociaciones parece que al final llegarán a buen puerto. El nuevo contrato será por, al menos, un años más, mientras que no solo permitirán que Alonso sea el mejor pagado, sino que piensan subirle el sueldo hasta una cantidad cercana a los 40 ‘kilos’.

Además, desde Woking no lo confirman, pero los responsables habrían aceptado que Fernando participe en las 24 Horas de Le Mans, tal y como este año corrió en las 500 Millas de Indianápolis.

Mientras tanto, Sebastian Vettel desde Ferrari mira con recelo el nuevo contrato de Alonso. El alemán no entiende como desde McLaren aceptan las exigencias de un piloto muy venido a menos y que muy difícilmente será capaz de, ya no solo levantar un Mundial de F1, sino de ganar alguna carrera o de luchar por los podios.