Sergio Ramos | EFE

La purga de Sergio Ramos (un traidor, un fiestero, tres acabados, un vividor y un ligón obsesivo): la reunión secreta con Florentino Pérez

stop

El capitán y el presidente del Real Madrid y la lista de señalados en el club blanco

20 de febrero de 2019 (11:55 CET)

​Florentino Pérez y Sergio Ramos suelen reunirse de forma regular para compartir opiniones sobre el estado de la plantilla y, sobretodo, para hablar del futuro de ésta. Capitán y presidente han demostrado tiranteces en alguna ocasión, pero cuando se trata de lo que ocurre en Valdebebas y cómo mejorar o modular la plantilla, se muestran en la misma línea.

Y los dos saben que este próximo verano lo que toca es una limpieza de las importantes. Ya se tuvo que haber hecho el verano pasado, pero las salidas inesperadas de Zinedine Zidane y de Cristiano Ronaldo trastocaron ciertos planes.

Y el equipo lo está notando. Son muchos los jugadores que no están al nivel y que, por un motivo u otro, están menguando las opciones de ver al Real levantando algún título. No son pocos, de hecho, los que recuerdan desde dentro el nivel de plantillas anteriores respecto a esta y las grandes diferencias entre ellas.

De ahí que Ramos y Florentino hayan pactado una purga en Valdebebas. Una purga que se llevará por delante a más de uno.

Sergio Ramos y Florentino Pérez | EFE

El traidor de Sergio Ramos

Y uno de ellos es el que Sergio considera un traidor. Se trata de Marcelo. El capitán está más que decepcionado con el lateral brasileño, que considera que, pese a ser uno de los capitanes, ya está pensando más en su futuro lejos del Bernabéu que en el equipo.

No es ningún secreto que en la directiva quieren perderlo de vista dese hace tiempo. A Florentino no le gusta un pelo que el carioca está meses desaparecido y que luego, cuando llegan los partidos top, muestre su mejor versión. Algo que, hasta ahora, no molestaba especialmente a Ramos.

Pero el nivel de este año de Marcelo está siendo tan bajo y sus fallos están provocando tantos dramas que Sergio ha dicho basta. Sabe que el defensa tiene la mente puesta en la Juventus de Turín, donde Cristiano Ronaldo ya le está esperando, y no se lo perdona.

Sergio Ramos y Marcelo | EFE

Un fiestero en la cuerda floja

Tampoco le perdona a Dani Ceballos su comportamiento más allá del balón. Y es que el capitán sabe que al andaluz le va la buena vida. Ya le advirtieron desde Sevilla que en su etapa en el Betis fue visto en más de una ocasión en los locales de moda.

Ceballos, con un carácter difícil, con un pronto de esos que ya se han hecho oír en más de una ocasión en Valdebebas, tiene a Sergio Ramos más que preocupado. Entre otras cosas porque el capitán teme que esta vida alegre más allá del balón puede acabar de desestabilizar del todo a un Dani que está en la cuerda floja.

Su juego no acaba de convencer, entra y sale del once de forma habitual y su continuidad no está precisamente garantizada si sigue así.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Día de descanso en la mejor compañía. Simplemente TÚ ⚡️❤️😍

Una publicación compartida de Daniel Ceballos Fernandez (@danifuli10) el

Tres acabados que deben marcharse en verano

En cuanto a los acabados, son tres. Por un lado, Toni Kroos. Ramos considera que el bajón físico y de juego del alemán corresponde más a sus ganas de salir del Real que a otra cosa. No es que precisamente está a punto de colgar las botas, pero no son pocos los que avisan que tiene (como ocurre con Marcelo) la mente puesta en su próxima aventura más allá del Real.

La Premier League le está tentando y el germano está muy cerca de aceptar. Lo ha ganado todo y Ramos considera que es momento de un cambio de ciclo en el centro del campo del Madrid.

Por otro lado también Ramos tiene muy claro que Gareth Bale debe marcharse. De hecho, es el jugador que tiene más cruzado el capitán blanco. El cabreo con el galés es evidente. El central considera que Bale no ha estado a la altura teniendo en cuenta lo que cobra, está harto de ver como no se implica y lo quiere fuera cuento antes.

 Bale| EFE

En el caso de Mariano, es una cuestión de nivel, no tanto de actitud. Ramos no ve al delantero como un atacante de nivel para el Madrid.

Isco, el gran vividor en el Real Madrid

En cuanto a Isco, Ramos ya ni lo defiende. Sí que lo hizo durante un tiempo, pero viendo la actitud del español ya no. Al capitán le ha dolido ver como el centrocampista se ha borrado en más de un partido, se ha enfrentado a Solari y a la grada, y parece estar más pendiente de su vida más allá del Real que del equipo.

Un Isco que más de uno considera que se está “pegando la gran vida en el Madrid”. Su lesión en la espalda se está poniendo en duda y no son pocos los que ya dan por hecho que se marchará en verano. Algo que Ramos no vería con malos ojos.

El ligón obsesivo

Por último, el que muchos llaman ligón obsesivo del club: Marco Asensio. Cuentan desde dentro que la inestabilidad emocional del mallorquín está provocando que su juego no sea el esperado.

Ya en el pasado Asensio fue castigado por su vida más allá de los entrenos y del fútbol. Una vida amorosa alborotada que en el Real preocupa, en especial a Ramos. Y es que saben que, a su edad, es ciertamente peligrosa una vida movida.

Eso sí, a diferencia de otros señalados como Marcelo o Bale, el club confía en que, ahora que parece que Marco ha encontrado el amor, pueda reconducir una vida deportiva en la que muchos aún confían.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad