Zinedine Zidane | EFE

“Quiero jugar con Messi”. Y está en el Real Madrid de Zidane. La traición más bestia a Florentino Pérez

stop

El equipo blanco despide la temporada en el Santiago Bernabéu con otra derrota contra el Betis (0-2)

19 de mayo de 2019 (14:03 CET)

El Real Madrid despidió la Liga en el Santiago Bernabéu con una derrota contra el Real Betis (0-2). Con este resultado los hombres de Zinedine Zidane cierran una de las peores temporadas de su historia.

Fue la duodécima derrota de los merengues en la Liga. La 17ª de la campaña 2018-19. Con ella, el Madrid terminará con 68 puntos y, a la espera de lo que haga el Barça contra el Éibar, a un mínimo de 18 puntos del líder.

Y ojo al efecto Zidane. Esta fue la cuarta derrota del Real en los 11 partidos que lleva el galo en el banquillo desde su regreso. Los otros se cuentan con dos empates y solo cuatro victorias.

Real Madrid Real Betis

Un choque que no solo sirvió para que el equipo pusiera punto y final a una de las peores temporadas de los últimos años de la peor forma. También sirvió para que algunos jugadores dijeran adiós definitivamente a la afición del Real Madrid.

Jugadores descartados

La titularidad de Keylor Navas, por ejemplo, no fue casualidad. Zidane querría seguir contando con el portero tico y lo quiere como titular. Pero Thibaut Courtois no se moverá y el míster quiere que el suplente sea su hijo Luca Zidane. Así, el costarricense es uno de los descartes.

Otro de ellos es Gareth Bale. El delantero no cuenta para ZZ. Hoy no jugó ni un minuto y ni siquiera pudo despedirse del Bernabéu. Pero ojo, poque por el momento no hay ninguna oferta que garantice la salida del galés.

Gareth Bale banquillo

Jugadores a examen

Pero hay más miembros del grupo que podrían haber vivido sus últimos días como jugadores del equipo merengue.  Los diez partidos que ha dirigido Zizou desde su regreso a Chamartín le han servido al entrenador para poner a examen a algunos de los cracks de la plantilla y para decidir quién se va y quién se queda. Y es que no con todos el asunto está tan claro como el del ex meta del Levante.

Otros, en cambio, todavía generan dudas en el míster. Es el caso de jugadores como Marco Asensio o Isco Alarcón. Que el balear tenga más o menos protagonismo, por su parte, dependerá de si finalmente llega Eden Hazard o cualquier jugador que tape su progresión. Con el belga Marco no tendría minutos y habría que estudiar su situación. La de Isco, en cambio, es un caso especial.

La temporada irregular de Isco Alarcón

Con Julen Lopetegui en el banquillo, Isco tenía el rol de titular indiscutible, pero no estuvo a la altura. Luego, una desafortunada apendicitis y la llegada de Santiago Solari lo cambiaron todo.

Alarcón pasó de ser titular a ser suplente o descartado por decreto. Su mala relación con el argentino lo condenó y lo puesto en el punto de mira. En total solo fue titular en tres ocasiones a lo largo de los 29 partidos que dirigió el ex jugador blanco.

Una situación que, lejos de llevarle a esforzarse por recuperar el puesto, desembocó en una desidia y un desinterés que le condenaron casi definitivamente. Incluso pesos pesados del vestuario le dieron la espalda y se quedó aislado.

Zidane quiere recuperar a Isco Alarcón

Sin embargo, el regreso de Zidane podría haberlo cambiado todo para el centrocampista. El galo cree que todavía puede recuperarlo. Y su polivalencia permite que su continuidad dependa de ningún fichaje. Zinedine considera que puede reciclarlo.

Pero esta decisión del galo no gusta a todos en el club por igual. Le quedan más bien pocos aliados en Chamartín al ex del Málaga.

El vestuario da la espalda a Isco

Como decíamos, en el vestuario le han dado la espalda. Tal y como relató en El Confidencial el periodista cercano al Real Madrid Juan Luis Galiacho, algunos en el vestuario le consideran un “egoísta” y un “traidor”, así como afirmaba que Isco “tiene dobleces como persona”.

Florentino Pérez le quiere en la calle

Y no solo en el vestuario le tienen en el punto de mira. Florentino Pérez y un sector importante de la cúpula tampoco le quieren en el club. Le prefieren en la calle.

El motivo es que los mandatarios no olvidan (ni perdonan) que fuera amenazando con irse al Barça cuando estaba negociando su última ampliación de contrato con la entidad madridista. “Quiero jugar con Messi”, habría avisado Isco. De hecho, muchos se preguntan aún si le dijo algo parecido al crack argentino en el último clásico disputado en el Santiago Bernabéu, cuando en un lance del juego Isco se acercó a Leo y le soltó algo al oído.

Veremos quién gana finalmente el pulso que están librando Zidane y Florentino por el malagueño y su permanencia en Concha Espina.

El Real Madrid se despide de la temporada 2018-19 con un

Zidane optó por un último once lleno de pocos habituales. Navas en la portería; Carvajal, Varane, Nacho y Marcelo en defensa; Llorente, Modric y Valverde en el centro; y Brahim, Benzema y Vinícius en ataque.

Una alineación con la que fue incapaz de agujerear la portería verdiblanca en toda la primera parte. De hecho, los béticos llevaron la batuta en gran parte del primer tiempo.

En la segunda parte el Madrid mejoró su juego. Pero los que golpearon fueron los visitantes. Loren Morón abrió la lata en el minuto 61, uno después de que entrara Asensio por Brahim.

Más tarde entró el mencionado Isco por Valverde, en el 69’. Pero el cambio tampoco trajo nada positivo. Fue el Betis el que volvió a marcar. Y para más inri, esta vez fue Jesé Rodríguez. La respuesta del estadio fue una sonora pitada al equipo.

Lucas Vázquez fue el tercer cambio. El gallego entró en el 77’. Pero los blancos ya estaban pensando en las vacaciones. El marcador ya no se movió.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad