Leo Messi | EFE

150 millones ¡y se va con Messi! Florentino Pérez no mueve un dedo. ¡Busca casa en Barcelona!

stop

La operación en el Barça que pone patas arriba el club culé (y del que se ríen en el Real Madrid

02 de abril de 2020 (12:02 CET)

Bajan aguas revueltas en el FC Barcelona. La división entre los jugadores y la directiva es un hecho. Y se avecinan meses moviditos en los que los pasos de Josep Maria Bartomeu y compañía tendrán que ir con pies de plomo al tomar decisiones. Sobre todo si quieren llegar a la orilla de las elecciones del próximo verano con la barca en condiciones.

Empieza la guerra

El mal rollo empezó a producirse al término del pasado verano. “No estaba al corriente de las negociaciones, pero no sé si la directiva hizo todo lo posible por fichar a Neymar”, decía Leo Messi en una entrevista concedida a un medio deportivo.

Era el primer dardo del capitán a los responsables, de los que dudaba que hubieran hecho los esfuerzos necesarios para conseguir el retorno del crack brasileño al club culé. Y es que la vuelta de Ney era una de las peticiones expresas del crack de Rosario.

Piqué también alza la voz

A aquello le siguió el toque de atención de Gerard Piqué por la mala planificación de la preparación del equipo. El central catalán lo reiteró en más de una ocasión en declaraciones a los medios.

Muchos señalaron a Gerard al considerar que él era el menos indicado para hablar, pues son conocidas sus escapadas relacionadas con sus negocios. Pero el mensaje llegó alto y claro a los responsables.

A tortas con Abidal

Pero las diferencias no terminaron ahí. Tras la destitución de Ernesto Valverde llegó la primera gran bomba de los últimos meses. Eric Abidal declaró que uno de los motivos del despido del técnico era que algunos jugadores no entrenaban bien. Vino a decir que estaban acomodados. Y aquello desató la ira de Messi.

El capitán le pidió que dijera nombres en un cruce de palabras en las redes sociales. Un desencuentro que se repitió en el entrenamiento posterior, cuando cuentan que Abidal fue a la sesión y Messi fue a por él para aclarar la situación. Algunos cracks lo tuvieron que calmar.

Leo Messi Abidal

Contratos fantasma

El incendio fue a menos en los días siguientes, pero entonces llegó una nueva bomba. La cadena SER sacaba la luz la presunta contratación por parte de alguien de la junta de Bartomeu de los servicios de una empresa cuyo objetivo era generar una mala imagen de los pesos pesados del vestuario  y ex miembros del club, y mejorar la de algunos dirigentes.  

Messi también alzó la voz en este episodio. Aunque al argentino ya no le sorprendía nada. De ahí que ironizara cuando contó que Bartomeu había aparecido con unos dosieres que no entendía ni el presidente, con los que intentaba convencer a los jugadores que los responsables no habían tenido nada que ver. Por cierto: aún se esperan los resultados de la auditoría que el club contrató para desengranar los detalles del asunto.

Piqué

La gota que colma el vaso

Y por si la tormenta no estaba suficientemente activa llegó el episodio de las rebajas de sueldo y el mensaje explosivo de Messi, Luis Suárez, Piqué y compañía en las redes sociales. Aquel en el que declaraban que se sintieron balo la lupa y en el que especificaban que habían aceptado la propuesta desde el principio, pero que estaban buscando la mejor fórmula para todos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el

Nuevo ridículo de Bartomeu

Pero el tema no terminó ahí. Este miércoles Bartomeu corrió a los medios de comunicación a conceder una entrevista en la que intentó limpiar de nuevo su imagen y rebajar las tensiones con la plantilla, subrayando que los cracks nunca se habían negado a bajarse el sueldo. Pero ya era tarde. A los futbolistas no les sirve de nada que a toro pasado salga Bartomeu a ‘defenderlos’, después de no haberlo hecho cuando tocaba.

Una situación que, tras todos los escándalos, serán muy difícil de reconducir. Y con la renovación de Messi pendiente, Bartomeu está contra las cuerdas. Si el presidente quiere llegar a tener la foto con Leo firmando su renovación, le tocará tragar con lo que le pida el argentino. Y lo que quiere el ‘10’ culé no le será fácil de conseguir.

Messi exige a Neymar para seguir

Messi sigue queriendo a Neymar Jr en el equipo. Le considera imprescindible para volver a tener un equipo competitivo. Y le da igual como lo haga Bartomeu: Leo exige su fichaje.

Un Neymar al que el Paris Saint-Germain ya ha puesto precio. Nasser Al-Khelaïfi reclama 150 millones de euros. Una cifra que hoy por hoy es casi inasumible por la entidad. Las arcas están vacías.

Pero que Bartomeu tendrá que buscar de debajo de las piedras si no quiere llegar a los comicios sin la firma de Messi, o peor: sin el delantero en el equipo. Y es que ejecutar la cláusula que le permite salir del Barça gratis a final de cada temporada es una idea que ronda cada vez con más fuerza en la cabeza del sudamericano.

Neymar da por hecho su fichaje por el Barça

Tanto es así que Neymar ya está buscando casa en Barcelona. Porque el brasileño ya sabe que, o fraguan su fichaje, o el Barça se arriesgará a que Messi decida hacer las maletas. Y opciones no le faltan. No son pocos los que le ponen sobre la mesa una prima de fichaje de 50 millones para que abandone la ciudad condal.

Messi, Suárez, Neymar

Florentino Pérez se frota las manos

Un panorama con el que Florentino Pérez se frota las manos. El presidente del Real Madrid está encantado viendo como el Barça de Messi, el mejor jugador de su historia, se autodestruye a nivel deportivo y económico.

Y no solo eso. El mandatario blanco sabe que Neymar es una bomba en el vestuario culé. Tanto por las fiestas que no perdona como por las lesiones que aparecen cada dos por tres. El carioca ya no es el crack del futuro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad