Florentino Pérez  |  EFE

El tapado de Florentino Pérez: negociación secreta (y no es Mbappé, Pogba, Eriksen o Neymar)

stop

El presidente del Real Madrid se mueve en la sombra

12 de junio de 2019 (18:55 CET)

​Florentino Pérez sigue trabajando en la confección de una plantilla que cumpla con las exigencias de Zinedine Zidane. El técnico galo quiere reforzar todas las líneas y el club ya está trabajando en ello.

En defensa ya está atado Militao y la llegada del lateral Ferland Mendy parece que está cada vez más cerca. Y ojo porque, viendo que el Barça parece estar perdiendo terreno en la lucha por Matthijs de Ligt, Florentino seguirá en la lucha.

En cuanto a la delantera, de momento ya son dos los nombres confirmados: Eden Hazard y Luka Jovic. Tanto el belga como el serbio darán un empujón, y de los gordos, a una delantera que necesitaba aire fresco como el comer.

Eden Hazard | EFE

¿Llegará otro galáctico que ocupe la plaza que quedará vacante tras la más que deseada salida de Gareth Bale? Depende. Obviamente Zidane y Florentino están muy atentos a ver qué acaba sucediendo con Kylian Mbappé.

Si no es el galo, otros nombres como Neymar (aunque cada vez con menos fuerza), Mané o incluso Griezmann están en la nevera. Pero antes deben salir una serie de jugadores como Bale, Asensio, Isco y compañía.

Las opciones para el centro del campo

Sin embargo el lío aparece en el centro del campo. Y es que las discrepancias entre Florentino y Zidane son cada vez mayores. No es ningún secreto que el técnico tiene en Paul Pogba a su centrocampista galáctico prioritario.

Hace ya meses que mantiene contacto y Zidane está apretando, y mucho, para que Florentino vaya con todo a por él. El problema es que parece ser que buena parte del vestuario no está por la labor de recibir con los brazos abiertos a Paul.

Pogba | EFE

Saben que es uno de esos jugadores que, cuando las cosas se tuercen, es un foco de problemas. Esta misma temporada lo ha demostrado en el Manchester United, y los Sergio Ramos, Modric y compañía no quieren más líos de los que ya hay en Valdebebas.

Es por eso que el presidente lleva tiempo intentando convencer a Zidane de que la opción de Cristian Eriksen es mucho mejor. Por varios motivos. El primero de ellos el precio.

Al contrario de lo que ocurre con la operación Pogba, donde Pérez ya sabe que el United va a pedir como mínimo 130 millones, el centrocampista danés del Tottenham llegaría por menos de 80.

Eriksen acaba contrato el verano que viene y ya le ha hecho saber a Daniel Levy, el propietario del club inglés, que no tiene intención de renovar. Como ha ocurrido con Hazard, Florentino ve en el danés una oportunidad más que interesante. Además, Eriksen tiene un perfil mucho más bajo que el de Pogba. No es un jugador polémico ni ‘ruidoso’, todo lo contrario.

Christian Eriksen | EFE

El tapado de Florentino Pérez

Pero el Real se está encontrando con varios problemas. El primero de ellos es que Pogba parece estar jugando al gato y al ratón. Un día se deja querer por el Real y al día siguiente lo hace por la Juventus de Turín.

Y detrás de todo está un Mino Raiola que, como bien sabe Florentino, busca la mejor oferta para su cliente, sea el club que sea. Llegan incluso voces desde Italia que aseguran que la Vecchia Signora tiene muy claro que va air a por él.

Si es así y Pogba acaba en Turín con Cristiano Ronaldo, el United ya ha avisado que irá entonces a por Eriksen, con lo que el Real se quedaría sin ninguno de los dos. Florentino y Zidane, que están al corriente de todo, están trabajando en una tercera vía en forma de tapado, Tanguy Ndombelé.

Ndombelé, un ‘plan b’ de lujo

El centrocampista francés de ha convertido en una de las revelaciones de la Ligue 1 este año. Con apenas 22 años el mediocentro del Lyon ha maravillado con su juego físico y su capacidad de abarcar mucho terreno en la media.

Como ocurre con Mendy, el lateral también del Lyon que está al caer, Ndombelé es un jugador de presente y, sobretodo, de futuro. Mucho futuro. Zidane, que nunca ha escondido que prefiera apostar por jugadores de la liga francesa, que sigue al detalle, ya le ha hecho saber a Florentino que su compatriota es una opción excelente para reforzar la media.

Su valor de mercado ronda los 65 millones de euros, aunque cuentan desde dentro que Florentino apretaría para rebajar esa cifra hasta los 50 millones o incluso meter a algún jugador en el traspaso. Las negociaciones y el tanteo ya ha empezado.

Una cosa queda clara: Zidane quiere, sí o sí, sangre nueva en la media. Por mucho que Casemiro, Kroos y Modric sigan en la plantilla, el míster quiere darle un aire nuevo, más completo a una zona en la que se presuponen varias bajas. Todo depende de lo que acabe ocurriendo con Pogba y Eriksen. Si los dos fallan, Ndombelé será el elegido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad