Gareth Bale | EFE

Florentino Pérez o “Si sale la verdad de Bale, el Santiago Bernabéu se lo come” (y es esta)

stop

El ‘top secret’ del galés que pone el Real Madrid patas arriba

19 de septiembre de 2018 (12:18 CET)

Es el nuevo líder. Gareth Bale es el heredero del trono de Cristiano Ronaldo. El británico es el jugador llamado a adquirir los galones del portugués.

El delantero ya estaba llamado a serlo cuando llegó en el 2012 procedente del Tottenham. Para eso lo fichó Florentino Pérez.

Florentino Pérez quería a “su” galáctico

El inicio de la segunda etapa como presidente de Florentino en el 2009 coincidió con el aterrizaje de Cristiano Ronaldo, pero al luso lo había contratado Ramón Calderón, y Pérez quería que el jugador franquicia fuera un fichaje suyo.

Sin embargo, la trayectoria de Gareth en el Real ha dejado mucho que desear. Firmó actuaciones destacadas en su primer año. Fue decisivo en la Copa del Rey, donde con un tanto suyo privó a los culés del título, o en la Champions League, donde desequilibró la balanza a favor delos blancos en la prórroga contra el Atlético de Madrid. Pero las buenas apariciones del galés quedaron enterradas con las continuas lesiones que no ha dejado de sufrir y que le han tenido un total de más de un año de baja.

Bale da un paso adelante y dos hacia atrás

La temporada  pasada  logró dejar atrás las lesiones, pero entonces apareció otro mal. El extremo se fue dejando y protagonizó algunos episodios de pasotismo, como cuando en un partido en el que salió de suplente contra el Leganés se olvidó las botas de fútbol en el vestuario, teniendo que regresar con el choque ya empezado.

Gareth Bale AS

La actitud del de Cadiff terminó hartando a Zinedine Zidane, para el que dejó de contar como titular en muchos partidos importantes. Sin ir más lejos, en la final de la Champions League contra el Liverpool no figuró en el once.

Nueva oportunidad para Bale

Pero este año todo ha cambiado. Contra el Athletic Club no tuvo una actuación destacada, pero sí en los otros tres choques de LaLiga, donde anotó tres goles.

Asimismo, pese a que el equipo perdió la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid, el delantero fue el autor de la asistencia del primer gol a Karim Benzema, mientras que fue uno de los pocos jugadores que intentó dar algo más para llevarse el título.  Tuvo algo que ver también que fuera uno de los jugadores que llegaba con más descanso, pues Gales  no participó en el Mundial de Rusia.

Bale adquiere galones

Por otro lado, el crack británico sabe que con la salida de Cristiano, la responsabilidad de cargarse el equipo a la espalda cuando las cosas vayan mal es suya. Por eso ha trasladado una petición al club.

Cristiano Ronaldo, Bale y Florentino Pérez| EFE

Hará dos años que el galés renovó por última vez su contrato. La última ocasión que pasó por caja fue en el 2016. Y quiere que su contrato refleje la responsabilidad que tiene en el grupo.

Bale es consciente de que a sus 29 años no le quedarán muchas oportunidades por delante para firmar un último gran contrato. Su acuerdo con el Real es hasta el 2022 y para entonces ya tendrá 33, lo que hará muy difícil que algún club grande de Europa le meta en lo alto de la lista de los mejor pagados del planeta. Y algo más de 15 millones de euros no es el sueldo que considera que debe tener el jugador franquicia de todo un Real Madrid.

Bale pide lo suyo

Por eso, mediante su representante Jonathan Barnett, ha pasado a Florentino y compañía sus intenciones a corto plazo, que pasan por firmar un nuevo contrato a la altura del crack referencia del Madrid. Si no, hará las maletas.

Pero en la T4 del Santiago Bernabéu no las tienen todas consigo. Los responsables tienen dudas de que vuelva a recaer en las lesiones. Sí es cierto que el año pasado no sufrió ninguna, pero también lo es que no era un titular indiscutible de Zidane, con lo que disputó muchos menos minutos y el riesgo de lesión era mínimo.

Florentino y compañía no confían en Bale

En este sentido, este año jugará, a priori, mucho más, y teniendo en cuenta que la temporada acaba de empezar, prefieren ser precavidos y esperar resultados.

Además, en el club no olvidan que en junio también amenazó con marcharse si no tenía minutos, y ya se sabe dónde acabó CR7, el último que puso contra las cuerdas a Florentino Pérez: en la Juventus de Turín. Y es que al ‘presi’ no le gusta que le pasen por encima. Pérez no va con chiquitas.

Ramos y los pesos pesados ponen a Bale en el punto de mira

Y tampoco es que entre los pesos pesados Bale tenga a muchos aliados. El capitán Sergio Ramos, por ejemplo, no olvida algunos de los episodios de desidia protagonizados por el galés.

“Si sale la verdad de Bale, el Santiago Bernabéu se lo come”, afirman entre los capos del vestuario, donde saben algunos de los secretos más oscuros de Bale. Veremos quién es el siguiente en mover ficha.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad