Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez mete a Isco en el cambio de cromos más loco con Pep Guardiola

stop

El plan del presidente con el centrocampista andaluz

16 de enero de 2019 (12:24 CET)

Isco Alarcón está viviendo sus peores momentos en el Real Madrid. Está siendo la cabeza de turco de los males del equipo blanco. Desde el aterrizaje del técnico Santiago Solari en el Santiago Bernabéu, el centrocampista atraviesa sus horas más bajas.

Con el del Real Betis, ya son 15 partidos los que Solari lleva con entrenador del Madrid. De ellos, Isco solo ha sido titular en dos: en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa de Rey contra el Melilla (los blancos llegaban con una renta de 0-4) y en la sexta jornada de la fase de grupos de la Champions League contra el CSKA (el Madrid llegaba como primero de grupo). Es decir, dos partidos intrascendentes.

Del resto de choques, Alarcón fue suplente en siete partidos, se quedó sin jugar en cuatro y en otros dos directamente ni entró en la convocatoria. De hecho por Madrid apuntan que este miércoles podría ser titular en el partido prácticamente de trance contra el Leganés. Los merengues llegan con un 3-0 de la ida.

Isco Alarcón | EFE

Florentino Pérez margina a Isco

Señalaba el periodista Diego Torres este martes en RAC1 que el responsable de esta situación es Florentino Pérez. Según Torres, Isco nunca fue del agrado del presidente. Nunca lo ha visto como un jugador clave para el Madrid. Y si lo renovó solo fue para que no se fuera al Barça.

De hecho, el que Isco amenazara al club blanco con irse al eterno rival para lograr una ficha mejor es algo que no le perdonan en la cúpula. De ahí que, según el periodista, Florentino haya dado orden a Solari de que no le dé protagonismo.

Santiago Solari | EFE

Una situación que ha terminado siendo la de un pez que se muerde la cola. La respuesta de Isco a la suplencia no está siendo nada buena. Sus actos de desidia y pasotismo son el pan de cada día. Y son muchos en el club los que lo tienen en el punto de mira.

Isco se queda solo

En el vestuario consideran al de Arroyo de la Miel un “traidor” y un egoísta”, tal y como señaló el periodista Juan Luis Galiacho. "Isco es un jugador de gran calidad técnica pero con grandes dobleces como persona dentro del vestuario, donde algunos dicen que es un traidor", escribía. "Isco colecciona informes negativos como persona. Informes que hablan sobre su comportamiento y lealtad como compañero, que le ha ocasionado serios disgustos en el vestuario blanco y también nacional", añadía Galiacho.

En este sentido, apuntaba también Torres en la emisora catalana que Isco había tenido más de un gesto feo con algunos de sus compañeros.

Y en la grada están hartos de ver el mal rendimiento del centrocampista. Además, no olvidan cuando se les encaró en el partido contra el CSKA de Moscú.

Florentino Pérez tiene un plan

Un panorama que ya le va bien al presidente. Pérez quiere a Isco fuera del club a final de temporada y se esta forma no se le cuestionará que le hay dejado marchar.

Uno de los destinos que desde siempre ha sonado como posible para Alarcón es el Manchester City. El equipo de Pep Guardiola es otro con los que el centrocampista ‘amenazó’ al Madrid en su renovación. Un interés que Florentino quiere aprovechar para cerrar  un cambio de cromos bestial.

Cambio de cromos Isco-Kevin de Bruyne

Este es Kevin de Bruyne, al que Florentino ve como una pieza de lujo para el futuro proyecto madridista. A sus 27 años, el belga acumula experiencia de sobras en grandes competiciones, así como asegura unos cuantos años de fútbol al máximo nivel por delante.

Pero la operación tiene algunas pegas. El City tasa al jugador en un mínimo de 150 millones. Mientras tanto, por su lado, Florentino quiere sacar por Isco una cantidad de entre 80 y 120 millones de euros. Es decir, pretendería cerrar la operación en un intercambio de Isco más 30-40 millones por De Bruyne, a lo sumo.

El Manchester City no lo pondrá fácil

Unas cifras muy lejanas a las que propondría el City, que no valora a Alarcón en más de 60 ‘kilos’. Es decir, solo se sentarían a negociar si la oferta inicial por el belga es de Isco más unos 80-100 millones de euros.

Además, Isco tampoco lo pondrá fácil. El jugador está dolido y no dará su brazo a torcer. En la medida que pueda, el ex del Málaga intentará que su salida se produzca a low cost y poder así sacar una ficha mayor en el equipo en el recale. Y si puede haber prima de fichaje, mejor que mejor.

Y es que si algo tiene claro Isco es que, mientras tenga contrato con el Madrid, el problema es del club y del presidente Florentino Pérez.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad