Isco Alarcon | EFE

Isco o llamada sorpresa (y bomba) en las últimas 24 horas

stop

Un rival del Real Madrid pregunta por la situación del malagueño

15 de enero de 2019 (16:30 CET)

El Real Madrid tiene un grave problema con Isco. El malagueño sigue tensando la cuerda y su relación con Solari cada vez es peor. En los primeros partidos del técnico argentino, el de Arroyo de la Miel no tuvo apenas minutos. Incluso, llegó a quedarse sin convocar en el partido ante la Roma, después de un desplante a su entrenador en el vestuario de Ipurúa.

Isco no cuenta para Solari

Ese pudo ser el inicio del fin del andaluz en el conjunto blanco. A partir de ahí, sólo ha jugado dos partidos de titular de 17 que lleva Solari al frente del cuerpo técnico del Real Madrid. Y fueron en Copa ante el Melilla y en Champions, con el equipo clasificado, ante el CSKA.

Sin embargo, esta situación ha ido a peor. En la final del Mundial de Clubes se quedó sin disputar ni un minuto y prefirió introducir a Vinicius en el terreno de juego. El brasileño le quitó el puesto ante el Betis y el malagueño tampoco disfrutó de minutos, a pesar de las numerosas bajas.

Estos hechos no pasan desapercibidos para los grandes equipos de Europa, que siguen interesándose por la situación de un futbolista que sigue teniendo caché entre las potencias del continente, aunque en menor medida que hace unos meses.

Isco Alarcón | EFE

La llamada para preguntar por el malagueño

Uno de los que se ha puesto en contacto con el internacional es el Manchester City. Guardiola le quiere en su equipo y, según el periodista Eduardo India, habría contactado con el entorno del futbolista a través de Arteta, uno de sus hombres de confianza.

En el Madrid no vería con malos ojos una salida, vista la situación del andaluz, pero se remiten a su cláusula de 700 millones de euros. Y es que el plan de Florentino es utilizarle para añadirle en alguna operación de algún fichaje, como Hazard o De Bruyne.

Por lo tanto, es difícil que salga en este mercado, rumbo a la Premier, porque los ingleses no ofrecerían más de 60 millones de euros, una cantidad insuficiente en las oficinas del Bernabéu.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad