Florentino Pérez la lía en el Real Madrid-Athletic: “No juega” (y salva a Cristiano Ronaldo) | EFE

Florentino Pérez la lía en el Real Madrid-Athletic: “No juega” (y es contra el Bayern)

stop

El presidente blanco se desespera en el palco del Bernabéu

18 de abril de 2018 (23:27 CET)

Desesperación en el palco del Santiago Bernabéu. Una vez más, y ya van muchas esta temporada, Florentino Pérez asistió con estupor a un espectáculo muy poco atractivo por obra y gracia de sus futbolistas.

El Real Madrid sufrió horrores para batir a Kepa Arrizabalaga, el portero cuyo fichaje por los blancos estaba hecho y se truncó a última hora, y empató en casa contra el Athletic Club (1-1) gracias al gol de Cristiano Ronaldo en los últimos compases del partido.

La estadística del Madrid en el Bernabéu esta temporada es lamentable: seis derrotas y otros seis empates entre Liga, Copa y Champions.

Los pupilos de Zinedine Zidane salieron dormidos al césped y el Athletic, que lleva años cayendo en el Bernabéu, aprovechó la modorra rival para inaugurar el marcador con gol de Williams, que dejó sentado a un lento Sergio Ramos.

Una vez más, el peor futbolista del partido fue, de largo, Karim Benzema. El galo desentona como nadie en el Madrid de los jugones. Y no por falta de talento.

El delantero francés tiene una magnífica técnica y es sutil como poco futbolistas, pero a la hora de disparar a portería es una auténtica escopeta de feria. Parece sumido en una profunda depresión.

La depresión de Benzema

Su actitud siempre es negativa, nunca positiva. Cabizbajo, apático, apenas lucha los balones y son muy pocos los que gana. El lanzamiento de Benzema es sinónimo de fallo.

Zidane sienta a Benzema frente al AThletic | EFE

En lo que va de curso, y pese a los cientos de oportunidades que le ha dado su mayor defensor, Zinedine Zidane, el ariete galo ha marcado tan solo nueve goles (cinco en Liga).

Florentino Pérez ya no puede más. En el pasado lo defendió con uñas y dientes pero el Madrid necesita un delantero que sepa paliar los malos momentos de Cristiano Ronaldo.

El portugués es la auténtica estrella del Madrid y, después de su descanso frente al Málaga, volvió a exhibir su potencia frente al Athletic. En el primer tiempo rozó el gol; en el segundo lo encontró. 

Como el Madrid descansará el fin de semana debido a su partido frente al Sevilla –finalista de la Copa–, técnicos y jugadores tendrán una semana entera para preparar la ida contra el Bayern.

Zidane tiene claro que utilizará a sus mejores hombres en las semifinales de la Champions, cuyo primer envite se disputará en el Allianz Arena. Tiene distintas alternativas.

Isco, titular 

Todo apunta que jugarán de inicio varios de los hombres que, frente al Athletic, empezaron sentados en el banquillo. Esa es la voluntad de Florentino Pérez.

Las opciones que maneja Zizou pasan por formar un 4-2-2 con Lucas y Asensio de extremos –lo que implica sentar a uno de los tres centrocampistas habituales– o con el 4-2-2 en rombo.

Esta segunda opción es la que plantea como favorita Florentino, consciente de que Isco Alarcón vuelve a estar en un brillante momento de forma. Serían los mismos que destrozaron a la Juventus en Turín, tras una soberbia exhibición de fútbol que se olvidó en la vuelta.

Cristiano Ronaldo marca y el Real Madrid empata contra el Athletic | EFE

Sin embargo, dicen desde el Bernabéu que Florentino no tendría reparos en dejar a Benzema fuera del once y situar un esquema mucho más descarado y veloz: con Lucas, Asensio e Isco juntos.

En ese supuesto, el otro damnificado sería Casemiro ya que Toni Kroos y Luka Modric se antojan del todo indiscutibles en la eliminatoria frente a los bávaros.    

La alternativa sorpresa para dejar fuera a Benzema sería un mixto entre ambos sistemas: con Isco y Asensio de inicio. Lucas, que jugó todo el encuentro contra el Athletic, parece descartado. 

La última posibilidad pasa por que Gareth Bale deje sentado a Benzema. Y es que ya ocurrió así en la vuelta de los cuartos de final contra la Juve.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad