Dembelé señala los cinco cracks que le hacen el vacío en el Barça

stop

El extremo francés estalla tras sentir que Valverde y el vestuario le tienen apartado

18 de febrero de 2018 (20:01 CET)

Desplazado. Olvidado. Mirado con lupa. Así se siente Ousmane Dembelé en el vestuario del FC Barcelona. Las cosas no le van como esperaba.

El jugador de los 105 millones de euros (más otros 40 millones en variables) no demuestra, ni de lejos, valer el dinero que costó. Tiene un problema.

El veloz extremo francés se siente apartado en el vestuario del Barça. No logra integrarse bien. Los pesos pesados no le están dando el cariño que necesita.

No es fácil para un joven de 20 años llegar a uno de los mejores clubes de fútbol del mundo, un histórico, con la presión de ser el fichaje más caro de la historia.

Aunque ya no ostenta ese honor, se lo quitó Coutinho en enero al costar 120 millones (más otros 40 millones más), ahora tiene otro problema.

La llegada del brasileño debía rebajar esa presión, pero a la vez le ha generado un problema: más competencia. Siendo Iniesta y Rakitic intocables con lo que están demostrando, jugar se pone caro.

Una plaza entre Coutinho, Paulinho y Dembelé

Queda una plaza libre para los partidos importantes y se la tienen que jugar entre tres jugadores: Coutinho, Paulinho y el propio Dembelé.

Si bien en Champions cuenta con la ventaja de no tener que competir con Coutinho, ante el Chelsea parece claro que Ousmane volverá a calentar banquillo.

Lo más preocupante es que después de su mal partido contra el Getafe, también Ernesto Valverde parece haber perdido confianza en el extremo galo.

Frente al Eibar, Dembelé no dispuso ni de un solo minuto. Vio desde el banquillo como Aleix Vidal ocupaba la plaza que, teóricamente, le corresponde.

Contra el Chelsea espera tener sus oportunidades, aunque Valverde todavía no ha decidido qué hacer con él en un partido tan decisivo. Si aparece el Dembelé de Getafe puede ser un lastre.

Umtiti y Digne, sus únicos apoyos

Mientras tanto, el futbolista francés busca culpables. Cree que sus problemas de adaptación responden en buena medida a la falta de apoyos que ha tenido en el vestuario del Barça.

Ousmane Dembélé se la juega a Leo Messi | EFE

En concreto, desde el entorno del delantero señalan a cinco pesos pesados del cuadro catalán: Leo Messi, Luis Suárez, Gerard Piqué, Sergio Busquets y Andrés Iniesta.

Ninguno de los capitanes y veteranos del equipo está mimando al joven futbolista, que solo encuentra apoyos en Samuel Umtiti y Lucas Digne. Lo demás es pura competencia.

Sus dificultades con el idioma tampoco le ayudan, pero echa de menos que un peso pesado le ayude a integrarse. En cambio, se tiene que conformar con las bromas pesadas de Piqué. Un drama.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad