Rossich ha ganado más de tres millones de euros tras su paso por el Barça

stop

El exdirector general del club azulgrana se embolsó una jugosa indemnización tras ser despedido por Bartomeu

Antonio Rossich, cuestionado por Bartomeu y respaldado por Rosell, discute por móvil en el palco del Camp Nou | Diario Gol

23 de febrero de 2015 (23:57 CET)

La marcha de Antonio Rossich del FC Barcelona era una cuestión de tiempo. Tenía los días contados desde que Josep María Bartomeu se hizo con las riendas de la entidad al relevar a Sandro Rosell en la presidencia del club. Barto, como la mayoría de los directivos, nunca llegó a conectar con el director general. Sin embargo, el contrato que le ligaba al club hasta 2016 complicaba su despido por la elevada indemnización que podía comportar. Ello ayudó a retrasar lo inevitable. Pese a todo, Rossich se ha embolsado más de tres millones de euros tras su paso por el Barça.

El director general que se encargó de ordenar la supresión de las fotocopias en color durante su primera temporada en can Barça (2010-11) tenía un elevado sueldo. Fuentes próximas a él aseguran que ganaba un mínimo de 400.000 euros fijos anuales que cada temporada ascendían a 600.000 euros con los incentivos variables previstos por contrato. El cumplimiento de objetivos como la rebaja de la deuda del club, el aumento de los ingresos y el control del gasto son algunos ejemplos de las tareas que tenía encomendadas y que le ayudaban a ganar más dinero.

900.000 euros de indemnización

Rossich ingresó esos 600.000 euros durante cuatro temporadas y media, de lo que resultan unos ingresos totales de 2,7 millones de euros. A ello hay que sumar lo que le faltaba por cobrar hasta la finalización de su contrato, que expiraba en junio de 2016: otros 900.000 euros. Esa sería, a priori, la indemnización que le correspondía. Contando todos los conceptos, al Barça le habría costado 3,6 millones de euros brutos su director general.

No ha trascendido si Rossich ha renunciado a parte de salario relativa a la última temporada. Desde el club, ni lo confirman ni lo desmienten. Es un asunto que se llevó cerrado bajo llave. Igual que la curiosa situación de que liderase las negociaciones con Telefónica a pesar de haber salido del club, aspecto clave en el acuerdo amistoso de rescisión de contrato. Sin embargo, los tres millones brutos (1,5 millones netos, que es lo que percibe realmente) que ya ha cobrado no se los quita nadie.

Buenos resultados, malas sinergias

El paso de Rossich, sustituido por Ignacio Mestre, por el club azulgrana tiene dos lecturas. Una positiva, en tanto que ha sido uno de los máximos responsables de la oxigenación financiera que se ha llevado a cabo en la entidad. Se ha concretado una reducción en la deuda de 144 millones y los ingresos han superado la cifra de los 500 millones de euros.

La negativa es la referente a los conflictos que protagonizó con prácticamente la totalidad de la junta directiva del Barça, así como con numerosos empleados. Su principal valedor, Sandro Rosell, le dio toda la confianza. Era de los pocos con quien se entendía en el club. Chocó, en cambio, con muchos directivos que hacían propuestas pocas veces escuchadas y que pedían información que nunca llegaba a sus manos. Rossich ordenó a los trabajadores del club que no revelasen determinadas informaciones a la junta.

No invertía en la búsqueda de sponsors para las secciones

Una de las polémicas que salpicó a Rossich tuvo que ver con las secciones profesionales. El director general no era partidario de invertir dinero en la búsqueda de patrocinadores para las secciones y se enfrentó con los directivod que le recriminaban su falta de interés en aquella parcela. En cambio, se esforzó para aumentar la basta cartera de sponsors del primer equipo.