Messi pone nombres al nuevo Barça: portero, defensa, medio y delantero (o cinco fichajes. Y un tapado) | EFE

Messi pone nombres al nuevo Barça: portero, defensa, medio y delantero (o cinco fichajes. Y un tapado)

stop

Abidal escucha, asume y ejecuta los deseos del astro argentino

24 de julio de 2018 (19:17 CET)

La llegada de Eric Abidal al FC Barcelona no tiene trampa ni cartón. Fue fichado para complacer a Leo Messi y mejorar las relaciones entre el vestuario y la cúpula ejecutiva.

El deber del ex futbolista del Barça es mejorar la plantilla azulgrana y buscar una entente constante con el astro argentino. Pero no desde el servilismo, como le ocurrió al Tata Martino o a Jorge Sampaoli en la selección argentina, sino desde la amistad y confianza que se tienen.

En este sentido, la llegada del galo ya está generando sus frutos al tiempo que ayuda a romper con el legado de Robert Fernández. El ex secretario técnico fue despedido por un tema por encima del resto: el fichaje de Ousmane Dembelé.

No serán fáciles las cosas para el extremo galo este curso, aunque Abidal también llega con la misión de ayudar a su adaptación. Su primer año ha sido muy flojo, malmetido por las lesiones, y en la selección de Francia ha pasado con más pena que gloria.

Prioridad Barça: talento joven y barato 

La operación de 105+40 millones de euros entre fijos y variables que lo trajo al Barça fue del todo injustificable. Especialmente teniendo en cuenta que se rechazó fichar a Kylian Mbappé.

Pero la cabeza de turco fue encontrada y ejecutada. Ahora, Abidal y su ayudante, Ramon Planes, trabajan para hacer un Barça de altura sin tirar la casa por la ventana.

Josep María Bartomeu y su junta directiva priorizan una política de fichajes más similar a la del Real Madrid: jugadores jóvenes, con mucha proyección y a precio asequible.

Arthur y Lenglet, los primeros 

Esas han sido las bases que han permitido la llegada de las dos primeras incorporaciones del curso: Arthur (21 años) para el centro del campo y Clement Lenglet (23) para la defensa.

Son los dos primeros fichajes de un total de seis contrataciones previstas para este curso. Pero antes, hay que dejar salir: André Gomes, Yerry Mina y Aleix Vidal tienen las horas contadas.

También han dejado el Barça Andrés Iniesta y Paulinho este verano, además de Douglas y Gerard Deulofeu, que no terminaron en plantilla el curso pasado. Como tampoco lo hicieron Munir, Samper, Marlon y Rafinha, los otros cuatro que buscan salida.

Malcom, el nuevo rival de Dembelé 

Se resuelvan o no estos casos –desde el Barça aspiran a ingresar 200 millones de euros–, el club ya tiene atado a un nuevo crack: Malcom.

Extremo zurdo que juega a pie cambiado, por la banda derecha, de solo 21 años y procedente del Girondins de Burdeos. Llega para cinco temporadas, su cláusula de rescisión será de 400 millones de euros y se incorporará cuanto antes a la gira norteamericana del club. 

El Barça se lo arrebató a la Roma de Monchi en una operación relámpago: pagará 41 millones de euros fijos y un millón extra en variables por el delantero brasileño.

La llegada de Malcom descarta el fichaje de Willian y su rol será el de competir por un puesto contra el propio Dembelé. Viene a suplir la futura baja de Aleix Vidal.

Con este acuerdo, el Barça habrá invertido unos 120 millones de euros entre fijos y variables en tres jugadores. Pero todavía hay más.

Rabiot, el elegido para el medio 

La prioridad este curso es otro centrocampista que termine de ofrecer las alternativas que Ernesto Valverde pide para poder formar el 4-2-3-1 o el 4-3-3.

En este sentido, el elegido es Adrien Rabiot. El medio francés del PSG también es joven (23 años) y no debería salir muy caro: su valor de mercado son 50 millones de euros y termina contrato con el club parisino el próximo verano. O venden ahora o podrá salir libre en 2019.

Rabiot se sumaría así a una lista de centrocampistas extensa si se suma también a Coutinho: Busquets, Rakitic, Denis Suárez, Arthur y Sergi Roberto.

Aunque Roberto seguirá siendo el lateral derecho titular –a menos que Semedo dé un salto de calidad que nadie espera– hay motivos para pensar que poco a poco pueda ganar peso en el medio.

Wagué y Casteels, los últimos tapados 

El principal es un fichaje sorpresa que el Barça también tiene avanzado: Moussa Wagué. A sus 19 años, el crack senegalés juega en la liga belga y va como loco por vestir de azulgrana.

Por último, Abidal y Planes tienen la mira puesta en el portero belga Koen Casteels, de 26 años. Suplente de Courtois y Mignolet con Bélgica, es el guardameta titular del Wolfsburgo.

La posibilidad de ficharlo solo se ejecutará si finalmente Jasper Cillessen decide hacer las maletas del Barça en busca de más minutos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad