Mbappé o el escándalo que Messi calla en el Barça (y es de vergüenza)

stop

La versión que han hecho circular los medios deportivos catalanes es totalmente falsa

03 de julio de 2018 (19:51 CET)

Falsas noticias que salen a relucir este verano en el entorno del FC Barcelona. El escándalo en el Camp Nou tiene nombre y apellidos: se llama Kylian Mbappé.

El jugador de moda tras su exhibición contra la Argentina de Leo Messi en el Mundial está en boca de todo el mundo. Ha vuelto a postular su candidatura a Balón de Oro en el futuro.

Tiene solo 19 años y sabe convivir a la sombra de grandes estrellas como Neymar, en el PSG, o Griezmann, en la selección de Francia. Pero nunca defrauda.

Mbappé es un portento de velocidad, fuerza y talento. El baño que dio al combinado argentino ya forma parte de la historia del deporte rey. Muchos lo comparan con Pelé.

El mítico jugador brasileño explotó en el Mundial de Suecia 1958 con solo 17 años. Aquella exhibición le puso en el camino de los más grandes de todos los tiempos.

La conexión que mostró con Garrincha en aquella primera Copa del Mundo de las tres que conquistó se equipara ahora a Mbappé, un talento que ya eliminó al Manchester City de la Champions hace dos temporadas. Vestía la camiseta del Mónaco.

El potencial de Mbappé hace que estos días no se hable de otra cosa en el Camp Nou: ¿Por qué el Barça lo dejó escapar? ¿Por qué no fue a por él?

Algunos diarios deportivos publican que fue el jugador quién rechazó el interés del Barça. Una información falsa, según contó en su día Josep María Minguella.

El ex representante de jugadores explicó que él mismo ofreció al Barça contactar con Mbappé y le dijeron que no estaban interesados. Fue una decisión de Robert Fernández, que priorizó el fichaje de Ousmane Dembelé.

El extremo galo del Barça costó 105 millones de euros fijos sujetos a un pago variables extra de otros 40 millones. El Borussia Dortmund todavía se frota las manos.

Mbappé terminó en el PSG a cambio de 180 millones de euros porque ni el Barça ni el Madrid fueron con todo a por él. “Lo tenía hecho por 120 millones más 30 en variables”, dijo Minguella.

Si bien es cierto que Mbappé simpatizó siempre con el Madrid, asumió que no podía jugar en el mismo equipo que Cristiano, Bale, Benzema, Asensio, Isco y tener muchos minutos. Por ello estaba abierto a fichar por el Barça. Especialmente cuando se supo que se iba Neymar.

Pero el presidente Bartomeu nunca quiso ir a por el crack francés. Cedió la iniciativa al entonces secretario técnico, Robert Fernández, cuyo contrato no ha sido renovado.

La de Mbappé no fue la única torpeza de Robert. El ejecutivo también tuvo en sus manos fichar a Mohamed Salah por poco más de 40 millones de euros. Monchi se lo ofreció desde la Roma.

Sin embargo, Robert estaba obsesionado con el joven Dembelé. Tanto que lo priorizó por delante de Salah y de Mbappé. Los hinchas del Barça se tiran de los pelos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad