Escándalo Abidal: el lío que avergüenza al Barça, a Florentino Pérez (y a toda España)

stop

Las nuevas revelaciones sobre la trama que investiga los movimientos de Sandro Rosell destapan un caso muy grave

Escándalo Abidal: el lío que avergüenza al Barça, a Florentino Pérez (y a toda España)

Barcelona, 04 de julio de 2018 (12:42 CET)

Cuando parecía que la imagen de la directiva barcelonista no podía deteriorarse más tras la sucesión de circos y malas gestiones en los fichajes de diferentes estrellas, la bomba ha saltado a raíz de una investigación policial.

El Confidencial’ ha revelado este miércoles 4 de julio que Sandro Rosell, condenado a prisión incondicional  por blanqueo de dinero y cuyo fichaje de Neymar sigue trayendo cola en Barcelona, habría comprado un hígado para ayudar a Eric Abidal en su recuperación.

La historia del actual director deportivo azulgrana es de sobra conocida. Y la superación de su enfermedad fue un ejemplo para todo el barcelonismo que ahora queda manchada con la sombra de la duda.

La Guardia Civil y la Policía Nacional interceptaron llamadas telefónicas dirigidas a Sandro Rosell donde se discute la compra ilegal de un hígado para el ex defensor francés.

El trasplante de órgano al que se sometió Abidal en 2012 para superar el cáncer se atribuyó a un primo del jugador

El trasplante de órgano al que se sometió Abidal en 2012 para superar el cáncer se atribuyó a un primo del jugador. Ahora, la historia no está tan clara y el lío provocado siembra la vergüenza no sólo en el Barça, también en su eterno enemigo y a lo largo de España.

El caso de Abidal se ha convertido en trending topic durante unas horas y el asombro corre por igual en todo el país.

Florentino Pérez, que tuvo una relación estrecha con Rosell y ha ido alejándose cada vez más de su figura, no da crédito a las acusaciones, pero confirma que su decisión de romper relaciones con él fue un acierto.

La Audiencia Nacional insiste en que Rosell siga en la cárcel. Sandro Rosell, durante su etapa como directivo del F.C. Barcelona. EFE

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad