Dembélé | EFE

Dembelé se pone rebelde: feo a Valverde (y a Messi). O lo que el Barça tapa (y es de traca)

stop

Abidal entra en acción para calmar a la fiera francesa

30 de julio de 2018 (22:15 CET)

Ousmane Dembelé ben podría llevar el sobrenombre de “la fiera”. El extremo francés tiene un carácter mucho más fuerte del que aparenta y de vez en cuando lo muestra.

Apodado el Mosquito, se comenta que sus picaduras pueden ser letales cuando se enfada. Y desde que el FC Barcelona fichó a Malcom, está enfadado.

Dembelé ve el fichaje del crack brasileño como un rival directo en la lucha por hacerse con un hueco en el once titular del Barça.

De todos modos, debería estar contento. Si hubiese llegado Antoine Griezmann o Willian, el galo habría quedado relegado a la suplencia casi con total seguridad.

Ahora parte como titular de antemano, pero tendrá el aliento de Malcom en el cogote. La idea es que el ex jugador del Girondins le meta una presión máxima.

Esta situación generó un mosqueo en Demeblé porque no entendía que, de golpe y porrazo, el club fichase a un jugador para su misma posición. Sin embargo, hay que analizar bien las cosas.

Tanto Dembelé como Malcom son extremos, pero ambos tienen la calidad suficiente como para jugar por ambas bandas. Ello puede dar una gran polivalencia al equipo en un momento dado.

No quiere volver antes de vacaciones

Ni siquiera se descarta que puedan compartir el terreno de juego en partidos donde sea necesario abrir mucho el campo con dos extremos puros, pudiendo Coutinho jugar de interior.

Pero el cabreo de Dembelé ya le está pasando factura a Ernesto Valverde, que pese a defenderlo por activa y por pasiva se ha topado con una ingrata noticia: no volverá antes de vacaciones. Y, probablemente, no estará para la Supercopa de España del próximo 12 de agosto.

El extremo tiene derecho a volver el último por haber participado en el Mundial hasta la final. Aunque lo de "participado" es relativo. Jugó muy pocos partidos.

Por ese motivo, Valverde cree conveniente que si se quiere adaptar al equipo cuanto antes debería volver lo más pronto posible. Y no agotar, como pretende, sus vacaciones. Aspecto este que tampoco ha hecho gracia a Leo Messi y los pesos pesados del vestuario.  

Malcom le puede sacar mucha ventaja

Pero esa es una decisión suya. Malcom tendrá más ventaja mientras, Dembelé esté ausente, para convencer a Valverde de que debe contar con él.

Pese a todo, Eric Abidal intervino para calmar al delantero. Lo llamó cuando supo que estaba mosqueado y le aseguró que el Barça cuenta con él para el presente y el futuro.

El tema es que dependerá de él. Si Dembelé se implica de verdad con el Barça, tendrá muchas oportunidades. Pero si no es disciplinado y no rinde como se espera, las pasará canutas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad