Sergio Ramos y Santiago Solari | EFE

Sergio Ramos tiene una bronca brutal con Solari que arrastra a Modric, Benzema y hasta a Vinícius

stop

El polvorín a punto de estallar en el vestuario del Real Madrid

05 de marzo de 2019 (12:04 CET)

Insostenible. La situación de Gareth Bale llega al límite. El galés ha agotado la paciencia de la mayoría de los departamentos del Real Madrid.

El delantero ya estaba llamado a serlo cuando llegó en el 2012 procedente del Tottenham. Para eso lo fichó Florentino Pérez.

Florentino Pérez ficha a “su” galáctico

El inicio de la segunda etapa como presidente de Florentino en el 2009 coincidió con el aterrizaje de Cristiano Ronaldo, pero al luso lo había contratado Ramón Calderón, y Pérez quería que el jugador franquicia fuera un fichaje suyo.

Sin embargo, la trayectoria de Gareth en el Real ha dejado mucho que desear. Firmó actuaciones destacadas en su primer año. Fue decisivo en la Copa del Rey, donde con un tanto suyo privó a los culés del título, o en la Champions League, donde desequilibró la balanza a favor delos blancos en la prórroga contra el Atlético de Madrid.

Bale, condenado por las lesiones

Pero las buenas apariciones del galés quedaron enterradas con las continuas lesiones que no ha dejado de sufrir y que le han tenido un total de más de un año de baja.

Bale no levanta cabeza

La temporada  pasada  logró dejar atrás las lesiones, pero entonces apareció otro mal. Las cosas no le salían bien. Algo en lo que tebnía mucho que ver su miedo a lesionarse de nuevo. Así, el extremo se fue dejando y protagonizó algunos episodios de pasotismo, como cuando en un partido en el que salió de suplente contra el Leganés se olvidó las botas de fútbol en el vestuario, teniendo que regresar con el choque ya empezado.

Gareth Bale AS

La actitud del de Cadiff terminó hartando a Zinedine Zidane, para el que dejó de contar como titular en muchos partidos importantes. Sin ir más lejos, en la final de la Champions League contra el Liverpool no figuró en el once.

La última oportunidad para Bale

Una situación que se esperaba que este año cambiara tras la salida de Cristiano Ronaldo. Sobre todo después de que Bale reclamara más protagonismo después de la final de la Decimotercera, en la que fuue decisivo con dos goles. Pero nada más lejos de la realidad.

Resultado de imagen de bale goal champions

Empezó la temporada con una dinámica muy satisfactoria. Marcó tres goles en los tres primeros partidos de Liga. Pero ahí terminó todo. Bale ha ido de mal en peor hasta convertirse en uno de los mayores problemas para Santiago Solari. Los actos de indisciplina, desidia y egoísmo no han dejado de sucederse en las últimas semanas. Y lo ocurrido en la última ha sido de órdago.

La peor semana de Gareth Bale

Todo empezó en el choque del domingo 24 de febrero contra el Levante. El jugador fue suplente y lo mandaron a calentar. Pero después de correr un rato por la banda decidió sentarse hasta que Solari lo llamó. Hasta cinco minutos estuvo vagueando en el banquillo. Y una vez en el campo las cosas no fueron mejor. La forma como se quitó de encima a Lucas Vázquez fue el detonante. La mala reacción de Bale tras no ser titular no gustó nada en el club. Tanto es así que Solari lo dejó en el banquillo en el partido siguiente, en el primero de los dos Clásicos de la semana pasada.

Pero le devolvió la titularidad en el segundo de los Clásicos, el de Liga disputado el sábado. Algo que muchos no entendieron, pero que decidieron dar una última oportunidad. Pero lo cierto es que no se vio nada diferente a cuando ha entrado de suplente. Sus aportaciones fueron nulas. Y la grada así se lo hizo saber cuándo le dedicaron una sonora pitada cuando fue sustituido.

Ramos y compañía marcan perfil a Solari

Por eso los pesos pesados del equipo liderados por Sergio Ramos han apuntado a Solari que Bale no puede jugar más partidos de titular en los partidos clave. El de Camas subraya que para eso debería ganarse estar en el once en los partidos menos importante, y que mientras no lo haga no debe entrar en ningún choque desde el inicio. Y no solo eso: debe demostrar que está comprometido con el equipo. Algo que por el momento brilla por su ausencia. El Madrid debe estar por encima de los egos de los jugadores mejor pagados de la plantilla.

Solo Luka Modric, ex compañero suyo en el Tottenham y actualmente el único aliado que le queda a Bale en el vestuario, le defiende. Y el croata no se queda callado. El centrocampista repartió las culpas de la complicada situación que atraviesa el equipo durante sus declaraciones en la rueda de prensa previa al Real Madrid-Ajax de este martes, cuando apuntó que "algunos jugadores deberían haber dado un paso adelante".

Gareth es uno de ellos, pero en la lista también están Karim Benzema o Marco Asensio, entre otros. Jugadores, por otro lado, que están avisados. El Real ya está planificando la próximoa temporada y de sus actuaciones dependerá que entren o no en estos planes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad