Messi EFE

Traiciona a Messi (y no es Neymar): el jaque mate de Florentino Pérez

stop

El presidente del Real Madrid se mueve en la sombra

19 de agosto de 2019 (12:55 CET)

La derrota del Barça en San Mamés ha puesto a más de uno de los nervios en el Camp Nou. Y es que, más que el hecho de perder el primer partido de la temporada en un campo complicado siempre para los culés como es el de Bilbao, fue la imagen de los de Ernesto Valverde lo que ha provocado cierta tensión.

Sobre todo respecto al ataque blaugrana. En un partido en el que Messi no estaba por lesión y que Luis Suárez tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado antes del descanso, el mejor arriba fue Rafinha.

Dembélé volvió a demostrar que no es precisamente un jugador en el que se puede confiar ciegamente (estuvo muy errático tanto en ataque como en defensa) y a Griezmann se le vio muy desubicado y lejos del balón, algo que el propi Valverde destacó en la rueda de prensa posterior.

Griezmann | EFE

Y claro, no son pocos en el vestuario los que ven con muy buenos ojos que el Barça vaya a por Neymar. Entre ellos el capitán, Leo Messi.

Messi quiere a Neymar sí o sí

De hecho, el argentino ha sido de los que ha apretado a la directiva desde el primer día en que se supo que el PSG estaba dispuesto a vender a su estrella. Messi daba por imposible la vuelta de su amigo Ney al Camp Nou hace meses, pero cuando vio que Nasser Al-Khelaïfi abría las puertas a su salida, el de Rosario se puso en contacto con Josep Bartomeu y los suyos para que intentaran su fichaje.

Messi quiere al carioca de vuelta. Sea al precio que sea. Por mucho que de puertas hacia fuera se esté vendiendo la idea de que Leo y Griezmann no tienen problema alguno, no es ningún secreto que el ‘10’ culé prefiere mucho antes jugar junto a Ney que junto al francés.

Si no fuera así Leo no seguiría insistiendo tanto a la junta para que fichar al carioca. Que un jugador como Messi continúa pidiendo el fichaje de Ney pese a tener ya a Griezmann en su vestuario es síntoma de que no confía plenamente en el galo.

Leo Messi | EFE

La traición a Messi

El problema es que parece ser que el Barça, por mucho que está dando la sensación de querer al delantero del PSG, no está precisamente moviendo todos los hilos que tiene para conseguirlo.

Ya hay quien dice, de hecho, que los movimientos realizados hasta ahora como el viaje (curiosamente infructuoso) a París por parte de varios miembros de la secretaría técnica, no son más que una manera de tener a Messi tranquilo.

El conjunto catalán no tiene precisamente una cantidad de millones en el banco tal como para hacer frente a una operación de tal calibre. Es más, el propio Bartomeu reconoció que tuvo que pedir un crédito para poder pagar parte del fichaje de Griezmann.

Además, tal y como está la situación con la masa salarial del conjunto culé, no parece sensato pensar en la llega del carioca, un jugador que, por mucho que ahora esté dejando claro (en privado, no en público) que su único plan es volver al Barça, no piensa renunciar a un euro de su contrato.

De ahí que muchos ya hablen de traición a Messi. No precisamente por parte de Neymar, sino por parte de una directiva que no se estás moviendo lo suficiente como para que la vuelta del brasileño sea una posibilidad real. Sí de cara a la galería y al vestuario. Siempre podrán decir, en el caso de que Ney no vuelva, que ellos lo intentaron todo.

El jaque mate de Florentino Pérez

Y claro, mientras en el Barça juegan al gato y al ratón con Bartomeu, Messi y Neymar, en el Real Madrid se están moviendo, de verdad, para hacerse con el delantero del PSG.

Si bien es cierto que Zidane ya ha dejado claro a nivel interno que no quiere a ey y que prefiere ahorrarse ese dinero para ir a por Mbappé el año que viene, también lo es que Florentino ve ahora una oportunidad única de poder ver vestido de blanco a Neymar. Algo con lo que sueña desde que el brasileño era una joven promesa.

Y está en ello. Los contactos con el padre y representante del jugador, Neymar Sr, son constantes. En París saben que deben encontrar una solución cuanto antes. Por mucho que ya desde la capital gala haya quien esté dejando caer que si Ney se queda tampoco será un drama, Al-Khelaïfi estaría encantado de vender a Ney al Madrid mucho antes que al Barça.

La idea que tiene el presidente del club blanco es esperar hasta el último momento para ver por dónde van los tiros. El tiempo juega a su favor, y más con un Neymar apartado del equipo.

El brasileño no está jugando y quiere irse. Se habla mucho del Barça pero, tras la salida en forma de cesión de Coutinho, parece casi imposible que los culés pueden hacerse con él. Y mientras Florentino estudiando sus futuras jugadas. El jaque mate del presidente blanco está en camino.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad