Leo Messi y Sergio Ramos | EFE

Sergio Ramos va a por Messi: Florentino Pérez activa un nuevo plan galáctico

stop

El capitán del Real Madrid se entromete en la operación bomba del Barça

02 de agosto de 2018 (18:45 CET)

Reunión de urgencia en el Real Madrid. La composición de la plantilla para la próxima temporada genera algunas dudas. Florentino Pérez no tiene claro el rumbo a tomar.

Movido por la confianza que siente hacia su capitán, el presidente contactó recientemente con Sergio Ramos pese a estar de vacaciones. Le pidió su opinión en un asunto vital.

El fichaje estrella del Madrid para la nueva temporada está más que complicado. Nadie atisba a ver el recambio idóneo para hacer olvidar a Cristiano Ronaldo.

Neymar y Mbappé se han borrado y durante esta temporada están decididos a hacer historia con el PSG. Quieren aprovechar, precisamente, que los vigentes campeones de la Champions se han debilitado.

Tampoco Eden Hazard parece encarrilado. La Premier League cierra su mercado de fichajes en próximo 9 de agosto y no hay tiempo material para vender a su estrella y fichar a otra.

Icardi y Lewandowski no generan ilusión

En caso de hacerlo, Roman Abramovich ya ha dicho que el precio de tasación asciende a 200 millones de libras, o 225 millones de euros al cambio. Una locura hasta para Florentino.

Descartadas las principales opciones, y teniendo en cuenta que otros fichajes estrella como Harry Kane, también fueron tasados en esos 200 millones de libras, las alternativas son escasas.

Florentino puede pagar unos 100 millones por Lewandowski, a quien el Bayern tampoco quiere dejar salir, o unos 110 millones por Mauro Icardi.

El delantero del Inter parece la única opción razonable teniendo en cuenta su edad (25 años) y su elevado promedio goleador: anotó 29 goles en 36 partidos el pasado curso.

Sin embargo, Icardi no tiene el nombre que los principales patrocinadores del Madrid están exigiendo al presidente. Adidas está muy insistente en vísperas de renovar el contrato.

Pogba, objeto de guerra Barça-Madrid

Es por ello que Sergio Ramos propuso al presidente durante su charla ir a por el fichaje galáctico que quiere Messi en el Barça. Y ese no sería otro que Paul Pogba.

El club catalán ha empezado a vender el rumor de que Arturo Vidal está fichado. O que, al menos, hay un acuerdo cerrado con el jugador para vestir de azulgrana.

Sin embargo, la realidad de esta operación es que responde a una estrategia para meter presión a los verdaderos candidatos a fichar por el club que preside Bartomeu.

Es decir, Adrien Rabiot o Paul Pogba. Estas dos son ñas opciones reales que maneja Abidal. Futbolistas con los que tiene contacto y han sido autorizados por Messi.

Arturo Vidal no cumple el perfil. Es un jugador más defensivo que llegaría para hacer de Paulinho, pero es más mayor: ya tiene 31 años.

La mentira de Arturo Vidal

Además, su carácter problemático es conocido en toda Europa. Generó problemas allá a donde fue: Juventus, Bayern y, sobre todo, con la selección de Chile.

Vidal es famoso por sus fiestas y locuras con los coches. Ha tenido graves accidentes en estado de ebriedad y no encaja con el tipo de persona que hay en el vestuario del Barça.

Su perfil recuerda mucho más al de Arda Turan, jugador entrado en años –y en kilos– que busca el retiro dorado en una ciudad ideal para vivir, con buen clima y mucha fiesta.

Percibiendo un buen salario y sabiendo que su rol habitual será el de suplente, Arturo no tardaría ni dos meses en empezarse a desmadrar por la capital catalana.

En el Madrid saben que este fichaje es una cortina de humo porque el interés real del Barça siguen siendo Rabiot y Pogba. Uno de los dos.

Rabiot y Pogba, los favoritos del Barça

El crack del PSG es favorito porque saldría a mitad de precio: unos 50 millones de euros. Pero el club parisino le ha puesto sobre la mesa una importante oferta de renovación.

Solo en caso de que Nasser al Khelaifi consiga el fichaje de Kanté, abriría las puertas de salida a Rabiot, cuyo contrato expira dentro de un año: en 2019.

Pogba costaría unos 120 millones de euros, pero también encajaría en el Barça. Además, el club catalán puede hacer frente a su fichaje porque su política de ventas está siendo eficaz.

Pero en el Madrid también gusta mucho Pogba. Especialmente porque dan por sentada la salida de Mateo Kovacic. El campeón del mundo francés genera ilusión y garantiza ventas de camisetas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad