Sergio Ramos | EFE

Sergio Ramos a tortas con un crack del Real Madrid (y el lío con Isco que ensucia la victoria en Valladolid)

stop

Los de Santiago Solari ganan 1-4 en Pucela

10 de marzo de 2019 (22:39 CET)

El Real Madrid y, sobretodo Santiago Solari, ha salvado el primer match ball ante el Valladolid. Los blancos han ganado 1-4 en un partido en el que han ido de menos a más. Sin embargo, la imagen del Real ha vuelto a dejar mucho que desear. Solari ha apostado por dar minutos a los menos utilizados en los últimos meses y el Valladolid ha estado cerca de sentenciar al argentino durante los primeros compases.

Pero con el paso de los minutos la calidad del Madrid se ha acabado imponiendo. Eso sí, en la directiva lo tienen muy claro: el equipo necesita un cambio. Varios, de hecho. Entre otras cosas porque no solo a nivel deportivo las cosas están cada vez peor, sino que a nivel extradeportivo el ambiente está muy caldeado.

Real Madrid | EFE

El lío con Sergio Ramos

Y es que la noticia saltó horas antes del encuentro. Dos, de hecho. Dos bombas que dan buena muestra del lío que hay montado en Valdebebas. Y en ambas estuvo Sergio Ramos implicado.

El capitán, que no estaba convocado para el partido ante el Valladolid, se ha convertido en una de los protagonistas de los últimos días en Chamartín. Y no precisamente para bien. Fue él quien reunió a la plantilla horas después de la debacle ante el Ajax para recriminarle a muchos de los jugadores su actitud.

Una ‘bronca’ que no es que sentara precisamente bien a alguno de ellos. Y uno de los que ha alzado la voz ha sido Marcelo. De hecho, cuentan desde dentro que la tensión entre el carioca y el capitán es más que evidente. Y el último lío en el Real es una muy buena muestra de ello.

Sergio Ramos y Santiago Solari | EFE

Sergio Ramos a tortas con Marcelo

Y es que, tal y como apuntan desde dentro, en el entreno antes del partido ante el Valladolid los dos casi llegaron a las manos. El caso es que cada uno de ellos comandaba uno de los equipos en un partidillo, y, cuando el de Marcelo acabó como ganador, al carioca no se lo ocurrió otra cosa que gritar en voz alta: “ahora vais a mamármela”.

Una frase que no sentó nada bien a Ramos, que no dudó en recriminárselo. Es más, advierten que tuvieron que frenar al capitán. Una relación, la de Marcelo y Ramos, que hace tiempo que está rota.

Entre otras cosas porque cada uno encabeza una sector diferente del vestuario. Marcelo forma parte del grupo que antes tenía a Cristiano Ronaldo como estandarte. En él están los Casemiro, Modric, Kroos o Benzema, entre otros.

Marcelo | EFE

Un sector del vestuario que no tiene ninguna intención de acatar y obedecer las órdenes de un Sergio que cada día acumula más poder en Valdebebas. Tras la salida de CR7, el andaluz ha tomado la batuta y se he autoproclamado líder. Un liderato que se desquebraja cada día que pasa.

Isco es expedientado

Por otro lado, una vez más Isco Alarcón ha sido protagonista en el Madrid. Y no precisamente por su gran juego ante el Valladolid. De hecho, el andaluz no fue ni convocado, pero ha conseguido ensuciar la victoria.

Y ojo porque es probable que sea una situación recurrente de aquí al final de temporada. Entre otras cosas porque la directiva y el vestuario han perdido la paciencia con él. Y su último show ha tenido consecuencias. El club ha decidido sancionarlo por no acudir a la charla previa de Solari antes del partido ante el Ajax y por ni subirse al autobús con el resto de compañeros.

Al saber que no estaba convocado para el partido más importante del año, el centrocampista se marchó. No quiso saber nada. Días después, tras la reprimenda de Sergio Ramos, se disculpó ante la plantilla. Pero era tarde. 

Falta saber cuál será la sanción concreta, pero este lío demuestra, como la pelea de Ramos con Marcelo, que la situación en Valdebebas es límite. El vestuario está roto, el equipo no juega a nada, cada uno va a lo suyo y Florentino ya está moviendo ficha.

Jose Mourinho está al caer

Es más, hay quien avisa desde dentro que si los blancos hubiesen perdido ante el Valladolid, el presidente hubiese destituido a Solari mañana. La victoria en el José Zorilla lo ha frenado, pero es cuestión de días que el argentino acabe saliendo y llegue Jose Mourinho.

Y ojo porque cuando llegue el luso las cosas se van a poner feas. La limpieza en el vestuario será de las importantes. Una limpieza que, viendo cómo están las cosas, se antoja más necesaria que nunca.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad