Marco Asensio | EFE

Lío (y feo) con Marco Asensio. Florentino Pérez o lo que pasa dentro (y fuera) del Real Madrid

stop

Toque de atención para el crack balear

05 de noviembre de 2018 (09:46 CET)

Por los resultados, se podría decir que el Real Madrid cerró una de las mejores semanas de la temporada. Con dos victorias en dos partidos, y con seis goles a favor y cero en contra, parece que los blancos han logrado enderezar el rumbo que con Julen Lopetegui se iba a pique.

Sin embargo, analizando lo ocurrido en estos dos partidos, la cosa cambia. El 0-4 contra el Melilla en laida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey era lo mínimo exigible al equipo blanco después de la manita del Camp Nou  contra el FC Barcelona (5-1). Y es que estamos hablando de un rival mucho menor al tricampeón de Europa.

El Real Madrid no convence

Asimismo, el choque contra el Valladolid también dejó muchas dudas. En la media parte el resultado todavía era de empate a cero, y tampoco es que en la segunda las cosas fueron mucho mejor. Los blancos ganaron, sí, pero con un gol en propia puerta, fruto de un disparo de Vinícius que se iba fuera de banda y de un penalti. Y todo ello a siete minutos del final.

El público, soberano como siempre, dicto sentencia, y los señalados fueron varios de los pesos más pesados. De hecho, desde el club ya se intentó frenar una pitada general que había convocada desde hace días. Pero no pudo evitar que algunos jugadores se llevaran una buena reprimenda.

Marco Asensio, de los más cuestionados

Sergio Ramos, Casemiro, o Gareth Bale fueron algunos de los que más recibieron. Y también Marco Asensio. El balear volvió a firmar un partido para olvidar. Estuvo completamente desaparecido. Y el público le hizo saber que no estaba contento con él con una sonora pitada cuando Santiago Solari decidió cambiarlo.

La decepción de la grada por el joven crack es compartida en el vestuario blanco y también entre los responsables. Pero aquí el asunto va más allá.

Preocupación por Marco Asensio

marco Asensio Valladolid

Existe cierta preocupación por la vida del jugador fuera del Santiago Bernabéu. Se conoce que le gusta frecuentar los locales de moda de la capital. Su actitud cuando está en su tiempo libre no es muy propia de uno de los pesos pesados del equipo campeón de las últimas tres Copas de Europa. Y algunos apuntan que ello podría estar afectando en su rendimiento deportivo.

Desde la T4 del Santiago Bernabéu esperan poder corregir ciertos comportamientos antes de que sea demasiado tarde. Y es que hasta el propio futbolista sabe que si nada cambia sus días en Chamartín están contados.

A Marco no se le otorgaron los galones por casualidad. Se esperaba que marcara la diferencia. Y si no lo hace él, se buscará a otro que lo haga. Son varias las oportunidades que ha tenido ya. Si no da el paso adelante definitivo…

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad