Real Madrid | EFE

Bale o el cambios de cromos de Florentino Pérez (y Modric, Benzema y Marco Asensio: revolución en el Real Madrid)

stop

El presidente blanco manda un aviso con fichaje a los cracks

04 de noviembre de 2018 (18:55 CET)

Victorias balsámicas. Parece que los resultados cosechados esta semana por el Real Madrid hayan calmado las aguas revueltas que pusieron a la entidad patas arriba el pasado domingo.

El varapalo contra el FC Barcelona en el Camp Nou (5-1) precipitó la destitución anunciada de Julen Lopetegui. El lunes el técnico vasco era despedido y todo estaba hecho para que Antonio Conte ocupara el cargo.

Pero las palabras de Sergio Ramos después del Clásico echaron para atrás la operación. “El respeto no se impone”, señaló el central, en una lanza por mantener su estatus de líder en el vestuario. El capitán se salió con la suya.

Santiago Solari amortigua el golpe

Ahora, con Santiago Solari, parece que todo ha cambiado. Los blancos se han reencontrado con la victoria en la Liga y han logrado dejar la portería a cero en dos partidos seguidos. Además, Vinícius acaba de alzarse como nuevo ídolo de la afición madridista. Como si el cambio de entrenador hubiera sido un punto de inflexión para los jugadores y para el equipo. Pero nada más lejos de la realidad.

Bale, Modric, Benzema y Asensio, señalados

Los aficionados no son tontos. El Madrid, ganó, pero no convenció. Y así se lo hicieron saber con pitadas constantes. Sobre todo a algunos jugadores en particular. Y así se lo hicieron saber a los futbolistas a lo largo del partido.

Los pitos a Gareth Bale fueron una constante. Y también a Karim Benzema. Y a Luka Modric. Y a Isco. Y a Marco Asensio. En resumen, a los cracks que supuestamente tienen que tirar del carro cuando las cosas no funcionan. Algo que no están haciendo.

Victorias insuficientes

Porque el Madrid ganó el miércoles, pero contra un rival de tercera línea y con los mejores sobre el terreno de juego. Otro resultado hubiera sido imperdonable.

Y este sábado también ganaron. Pero el primer gol surgió de un chute de Vinícius que no iba ni a puerta.

Santiago solari Vinicius

“No creo que haya sido una actuación como para comentar, ha chutado, iba fuera de banda y ha entrado tras un rebote, es fútbol", disparó Ramos al término del partido. Asimismo, el segundo fue desde los once metros. Como dice Ramos, “nada para comentar”.

Y al margen de eso, se vio a un Bale que volvió a dar otra muestra de desidia considerable. Y ya se había perdido el partido de Melilla por un dolor de barriga. Como Isco, que estaba celebrando Halloween mientras los jugadores bajaban al barro.

O Marco Asensio, que volvió a ser ese jugador que no aporta nada destacable al equipo. O Modric, que sigue sin reaparecer esta temporada. Como algunos dicen, “ya se ha ido al Inter de Milán”. O Benzema, otra vez con la pólvora mojada y sin disparar a puerta. O Casemiro, que reclamaba el otro día compromiso y esfuerzo y este sábado fue una sombra sobre el terreno de juego.

Florentino Pérez da un golpe en la mesa

Y como los madridistas, Florentino Pérez y compañía tampoco son tontos. Ni inagotables. Su paciencia tiene un límite y está a punto de agotarse.

El mandatario es consciente de que no puede fulminar a todos los jugadores, y menos en el mercado invernal. Sabe que los cracks que pretende para el equipo no dejarán sus proyectos a medias para meterse en uno en declive.  A lo sumo, Mario Hermoso o Rodrygo Goes son losnombres a los que aspira Pérez, con James Rodríguez en el aire.

James Rodríguez | EFE

Pero otra cosa será el próximo verano. Momento en el que se hará borrón y cuenta nueva y se iniciará una revolución en el Real Madrid. Y los hay que tienen muchos números para estar en lista de transferibles.

Florentino hace cuentas

Y es que Florentino ya está haciendo cuentas. El ‘presi’ está decidido a poner en el mercado a Bale, Benzema y Modric. Ventas que pretende llevar a cabo a cambio de un crack de primerísima línea. Y cuidado con Isco y Asensio, que cada día que pasa avanzan un poco más hacia la puerta de salida. O explotan de aquí a final de curso, o ya habrá visto todos sus días en el Madrid. Por no hablar de Marcelo, al que no le salvan ni los goles que  ha marcado en las últimas jornadas. O con Casemiro, Ramos y Kroos. Deberán espabilar si no queiren andar en la cuerda floja.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad