Messi fuerza la máquina con Koeman: jugador impuesto a Bartomeu

El capitán del Barça, el delantero argentino Leo Messi, y la nueva batalla que ha emprendido contra Ronald Koeman y contra Josep Mª Bartomeu

Fotografía: Messi fuerza la máquina con Koeman: jugador impuesto a Bartomeu
Fotografía: Messi fuerza la máquina con Koeman: jugador impuesto a Bartomeu

Ojo porque, cuando parecía que el lío con Messi y el Barça había quedado atrás a la espera de ver qué sucederá el próximo verano, ahora de nuevo la figura del argentino vuelve a cobrar importancia en el club catalán.

Y es que parece ser que la mano de Messi se está volviendo a notar. Y no precisamente para alegría de la directiva de Josep Bartomeu y, sobre todo, de Ronald Koeman. Leo, que aseguró en la famosa entrevista que el único motivo por el que había decidido quedarse es porque no quería entrar en batallas judiciales con el club, parece que están consiguiendo lo que quería. Y eso no es otra cosa que la continuidad de Luis Suárez en la plantilla azulgrana.

La salida de Luis Suárez se complica

Hace unas semanas, antes incluso de que estallara el terremoto del burofax de Messi al club, fue Koeman el que, tras consensuarlo con la directiva y la dirección deportiva, llamó a Luis Suárez para comunicarle que no contaba con él y que debía salir este mismo verano.

Una llamada que, cuentan, no sentó nada bien el uruguayo. Ojo, no porque el técnico fuera maleducado en sus palabras, sino porque el uruguayo no entendía que, siendo como es el tercer máximo goleador de la historia del Barça, el club se deshiciera de él de una manera tan fría y distante.

Es por eso que, desde ese instante, el charrúa tomó una decisión: poner muy difícil su salida. Entre otras cosas porque tiene un año más de contrato con otro opcional, por lo que tiene cartas en su mano con las que jugar esta partida.

Luis Suárez
Luis Suárez

El club creyó que con la llamada de Koeman Suárez entendería la situación y pondría de su parte. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que ha habido contactos con la Juventus de Turín y también deforma más reciente con el Atlético de Madrid, pero al uruguayo ya avisa de que, si acaba saliendo, que está por ver, no perderá ni un euro de su contrato por el camino.

Se siente maltratado por una junta a la que, como le ocurre también a su mejor amigo dentro y fuera del campo Leo Messi, Luis no tiene ningún cariño. Él sigue entrenándose con normalidad y siendo tan profesional como ha sido siempre.

La postura del Barça es la de traspasarle para así no tener que pagarle la ficha del año de contrato que le queda. Algo que, desde luego, el ‘9’ no tiene intención de facilitar. O bien el Barça le paga lo que estipula su contrato, o bien no negociará salida alguna.

Ronald Koeman, de la esperanza a la desilusión

Y todo ello ante la atenta mirada de un Ronald Koeman que ve cómo, a un día de afrontar el primer partido de esta atípica pretemporada, el once del Barça apenas ha sufrido cambios respecto a la que hizo el ridículo ante el Bayern de Múnich.

Ronald Koeman
Ronald Koeman

Se habló en su llegada de una profunda revolución. Incluso Bartomeu tuvo la osadía de categorizar como intocables a tan sólo siete jugadores del primer equipo. Pero, han ido pasando las semanas y lo único destacable ha sido la esperada y pactada salida de Ivan Rakitic.

Jugadores como Suárez, Arturo Vidal, Jordi Alba, Umtiti, Busquets o incluso Piqué siguen estando a las órdenes de un Koeman que, además, está viendo cómo los dos únicos fichajes que ha pedido, Wijnaldum y Depay, están cada día más lejos del Camp Nou.

El Barça afronta mañana su primer amistoso. Es evidente que los aficionados podrán ver caras nuevas como las de Trincao o Pedri, pero también lo es que, visto lo visto, la esperada revolución está derivando en una nueva desilusión para el barcelonismo. Eso sí, Messi no podría estar más contento viendo cómo tanto él como su amigo Luis están consiguiendo forzar la máquina mucho más de lo esperado.