El feo de Messi a Koeman en su reencuentro en el Barça

El gesto del capitán del Barça Leo Messi con su nuevo entrenador Ronaldo Koeman el primer día de entrenamientos del argentino

Fotografía: El feo de Messi a Koeman en su reencuentro en el Barça
Fotografía: El feo de Messi a Koeman en su reencuentro en el Barça

Ronald Koeman dejó muy claras sus intenciones en la rueda de prensa del día de su presentación. Hubo una frase que  determinante: “Hablaré con los jugadores porque solo quiero trabajar con jugadores que quieran estar en el equipo”.

Por otro lado, cuentan en el diario argentino Olé que Koeman se mostró inflexible con Leo en el primer encuentro que mantuvieron antes del famoso burofax: “Se terminaron los privilegios en el plantel, hay que hacer todo para el equipo. Voy a ser inflexible, hay que pensar en el equipo”.

Dos frases, una manera de enfocar la temporada y cómo se debe gestionar el equipo que, desde luego, no entran en los planes de Messi. Es por eso que, ayer, el primer día en el que el argentino se incorporaba a los entrenamientos del equipo, el capitán tuvo un feo con su nuevo entrenador: no fue a buscarlo para tener unas primeras palabras después del lío de los últimos días.

Ver esta publicación en Instagram

@leomessi joins first team training 💪

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona) el

Leo Messi tiene las cosas muy claras

Si bien es cierto que, según a podido saber Diario Gol, el jugador y el técnico sí que hablaron cuando se cruzaron, el capitán no se mostró precisamente amable y cercano en su reencuentro con el técnico.

Por mucho que de cara a la galería el club y el jugador aseguren que el capitán va a estar ahí en todo momento y que va a darlo todo, parece evidente que Messi, que tiene muy claro que el próximo verano se va a marchar, no se va a implicar tanto como si el proyecto fuera de su gusto.

Él mismo aseguró hace unos días en la entrevista en la que admitió que se quedaba porque el club no le había dejado salir y que lo hacía para no enfrentarse judicialmente con el Barça que no había proyecto y que su intención era marcharse a un club ganador para optar de forma seria por la Champions.

Declaraciones que obviamente no han sentado nada bien ni a la directiva ni a Koeman, que no está dispuesto a ver cómo el argentino en su último año de contrato se le sube a las barbas.

Leo, de momento, ya está contando los días que faltan para poder negociar abierta y libremente con el Manchester City, el club al que desea llegar y que, si por él fuera, ya estaría a las órdenes de Pep Guardiola.

Koeman y el juego de Messi

En este sentido, Ronald es el primero que tiene muy claro que, por mucho que Leo siga siendo el mejor jugador del mundo y por mucho que el argentino haya declarado también que siempre lo dará todo en el campo (algo que siempre ha hecho durante toda su carrera), eso no implica que el de Rosario vaya a tener el mismo rol que tenía con Valverde o Setién, donde tenía libertad total.

Ronald Koeman
Ronald Koeman

Koeman pretende que Messi sea un engranaje más de un juego colectivo, no el engranaje donde empieza y acaba todo. Leo deberá correr, presionar, estar atento a sus marcas y ser un jugador aún más total de lo que ha sido hasta ahora.

Él lo sabe y, si no fuera porque no cree en el proyecto, estaría encantado con ello. Lo hizo en su día con Pep Guardiola y con Luis Enrique al mando, pero en ese caso eran dos equipos en los que Messi sí confiaba. Ahora ya no. Ahora seguirá siendo tan profesional como siempre lo ha sido pero no se implicará más de lo necesario. Y así se lo dejó claro a Koeman el primer día de entrenamientos.

Publicidad