La decisión de Messi que paraliza el Barça-Nápoles. Bartomeu no se esperaba algo así

El mandatario está entre la espada y la pared con esta exigencia del argentino

Fotografía: La decisión de Messi que paraliza el Barça-Nápoles. Bartomeu no se esperaba algo así » Diario Gol
Fotografía: La decisión de Messi que paraliza el Barça-Nápoles. Bartomeu no se esperaba algo así » Diario Gol

El FC Barcelona venció al Nápoles (3-1) en el partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Champions League. Clement Lenglet abrió el marcador en el minuto 10 y Leo Messi ponía tierra de por medio en el 23‘ con un golazo marca de la casa. Ya en el tiempo añadido Luis Suárez transformó un penalti de Koulibaly sobre Messi. Y antes del descanso Insigne recortó distancias en el marcador anotando desde los 11 metros un penalti cometido por Ian Rakitic

Lenglet gol Napoles

En la segunda parte fueron los italianos los que llevaron la inciativa del partido. Y pusieron en serios apuros a los catalanes. Pero no fueron capaces de levantar el resultado.

Con este resultado, los de Quique Setién consiguen un billete para la fase final de la competición, que se dispuará en Lisboa la proxima semana. Los blaugrana jugarán contra el Bayern de Múnich.

Pero al margen de lo que pasara este sábado en el Camp Nou, hay un asunto que tiene a Josep Maria Bartomeu sin pegar ojo. El presidente culé está atado de pies y manos con Leo Messi.

El futuro de Messi se decide en los próximos días

El delantero argentino cumple contrato en junio de 2021. Y en los despachos ya se han puesto manos a la obra con su renovación. El presidente es ya uno de los peores de la historia del club, rivalizando rabiosamente con Joan Gaspart. Y aunque no lo parezca en su gestión, no quiere abandonar el cargo coronándose como el dirigente más nefasto. Y ello pasa por conseguir que el crack argentino estampe la firma en su ampliación de contrato. Solo le faltaría que se le escapara el astro de Rosario en el último día de su mandato.

Messi y Bartomeu | FCBUna rúbrica que el mandatario quiere conseguir antes del 1 de enero. Porque si para entonces no la tiene, sabe que se arriesga seriamente a que cualquier día aparezca el capitán con la propuesta de algún otro equipo. Y es que si no renueva, a principios de año ya podrá negociar libremente su salida con otro club.

Bartomeu, como loco por renovar a Messi

Cierto es que en el contrato de Leo figura una cláusula que le permite salir cada año a coste cero, siempre que lo comunique antes de que termine la temporada. Pero tener un acuerdo firmado con el crack siempre eximirá a Bartomeu de cualquier responsabilidad ante un posible abandono del Barça por parte del ‘10’ culé. Y está seguro de conseguir su compromiso.

Messi, por su parte, sigue teniendo intenciones de retirarse del fútbol de élite en el club catalán. Y dará un último atraco con otro contrato millonario. Pero tampoco quiere tirar a la basura los últimos años que le quedan en el club azulgrana.  

La exigencia de Messi para el último año de Bartomeu

En este sentido, el delantero ya piensa en cuando Bartomeu haga las maletas. Será el momento del inicio de un nuevo proyecto. Un ciclo que muy probablemente dirigirá Xavi Hernández. Y es consciente de que el curso que viene es más de transición que de otra cosa. Pero tiene algunas exigencias para el próximo curso.  Y una de ellas pone al dirigente entre la espada y la pared.

Al margen de algunos jugadores a los que no quiere ver ni en pintura el curso que viene como Antoine Griezmann o Samuel Umtiti (el primero cree no hay sitio para él en el equipo y del segundo considera que se ha reído del club), el de Rosario exige la salida de Quique Setién.

Leo Messi y Quique Setién en el partido contra el Espanyol | EFE

Messi exige la salida de Setién

No es una decisión a posteriori del choque contra el Nápoles. Lo que ocurriera esta noche en el Camp Nou era independiente de lo que el mejor jugador de la historia del club pide al mandatario. Hace semanas que Leo ha dejado de confiar en Setién. No le ve un técnico con nivel para estar en un equipo que aspira a todo. Y aunque llegaran a la final y lograran levantar el título el proximo 23 de agosto, no quiere verlo en el banquillo el curso que viene. Ni a Setién, ni a Eder Sarabia ni a nadie de su cuerpo técnico.

Porque aunque hayan limado las rencillas que se vieron en la famosa pausa de hidratación del partido contra el Celta de Vigo, Messi exige un entrenador más preparado para construir un sistema a su alrededor que saque lo mejor de él y de sus compañeros.

Si Bartomeu quiere asegurarse la continuidad de Messi, Setién tiene los días contados.
Publicidad