Florentino Perez | EFE

Florentino Pérez o “400 millones”. Sergio Ramos traga saliva (y no es Neymar, Mbappé, Harry Kane y compañía)

stop

El presidente madridista tiene un plan para el próximo mercado de verano

29 de diciembre de 2018 (18:50 CET)

Se acerca el mercado invernal y el Real Madrid ya ha empezado a mover ficha con el refuerzo de Brahim Diaz. Será el primero de varios, cuentan desde las oficinas del Bernabéu, con el fin de reconducir la irregular temporada que están haciendo los blancos. Aunque lo gordo llegará en verano.

Las arcas merengues están a reventar, después de que Florentino Pérez en los últimos tiempos no haya hecho ningún fichaje de relumbrón. Además, hay que sumarle los 100 millones que recibieron el pasado verano con la venta de Cristiano Ronaldo a la Juventus.

Sin embargo, en la zona noble de Chamartín saben que para acometer fichajes importantes deberían primero abrir la puerta de salida a algunos integrantes de la actual plantilla y recaudar algunos millones que permitan iniciar las negociaciones con otros ‘cracks’ mundiales.

Por eso, ya se han puesto manos a la obra los directivos madridistas para que el próximo verano tengan en torno a 400 millones para refuerzos. Una cantidad con la que Pérez haría estallar el mercado con contrataciones millonarias.

Isco, con pie y medio fuera

El primero en la rampa de salida es Isco. El malagueño se encuentra en una encrucijada tras la llegada del nuevo preparador al banquillo merengue. No cuenta con él y ni entrenador ni futbolista están por la labor de mejorar esa relación.

Su estado físico y sus enfrentamientos con el cuerpo técnico le tienen en el punto de mira. Además, Florentino no le perdona su chantaje cuando tenía que renovar: “O pagas o me voy al Barça”, fue el aviso del andaluz.

Todo esto no pasa desapercibido entre la cúpula directiva y ya se piensa en poder sacar 80 millones de euros por él. Una cantidad que sería suficiente para que viéramos al de Arroyo de la Miel fuera de Chamartín.

‘Novias’ no le faltan y el Arsenal es uno de los equipos que más interés ha puesto en los últimos días, con Emery a la cabeza, que ya le conoce bien de su etapa en el Valencia.

Isco Alarcón | EFE

Bale no llega a ser Cristiano

Otro que también está en venta de Gareth Bale. El galés sigue se recoger el testigo de ‘crack’ que dejó, este verano, Cristiano Ronaldo. Sus continuas lesiones y sus ‘malos gestos’ cuando ha decidido priorizar su selección por delante del Madrid, aun estando lesionado, todavía lo recuerdan en la zona noble.

En el Real Madrid se tasa al galés en 150 millones de euros, pero una oferta de 100 'kilos' se vería con buenos ojos y supondría el adiós a un futbolista que, prácticamente siempre, ha traído más problemas que beneficios.

Gareth Bale  | EFE

Asensio, también cuestionado

El tercero en cuestión es Asensio. El balear, cuentan desde dentro de Concha Espina, que gusta mucho al presidente y no le quiere dejar salir. Sin embargo, su rendimiento está bajando notoriamente en los últimos tiempos y preocupa que acabe siendo un futbolista más y no esa ‘estrella’ que prometía cuando se le fichó.

Aunque no está en venta, si llegara una oferta de 120 millones de euros, se lo pensarían y mucho en Chamartín. Y equipos como el Liverpool ya han preguntado.

Marco Asensio | EFE

Benzema ya agota la paciencia

Otro referente de la delantera, Karim Benzema, tampoco se libra. El francés figura en los papeles del ‘presi’ para, si llegara una oferta decente, no poner ningún inconveniente a su marcha.

El precio mínimo de venta en las oficinas madridistas se fija en 60 millones de euros. Se considera que su fichaje está más que rentabilizado y que su ficha, muy generosa, será un problema. Además, Karim, y en este sentido, ya ha avisado: tiene contrato y no va a perder un sólo euro con un posible cambio.

Benzema | EFE

Modric, rumbo a Milán

Modric es el que completaría la agenda de salidas de este próximo verano. Su marcha al Inter cada día es más evidente. Cuenta con 33 años y ha pasado un 2018 mágico.

Por eso mismo, piensan en el club blanco que su mejor época ya ha pasado y que ahora ya coge la cuesta abajo en su carrera deportiva. De ahí, que consideren que ahora es el mejor momento para deshacerse del Balón de Oro y sacar ‘tajada’ de su venta. 40 millones, mínimo, y “muchas gracias por todo”.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad