Isco Alarcón | EFE

Marco Asensio suelta la bomba. Y es de Isco. (o “Ahora sí que está en la calle”)

stop

El malagueño comunica una noticia que no hace gracia en el club blanco

29 de diciembre de 2018 (12:22 CET)

Isco vuelve a liarla. EL malagueño no vive su mejor momento profesional en el Real Madrid. Ya que desde que llegó Solari al banquillo blanco a penas ha contado con minutos residuales y titularidades anecdóticas en partidos de Copa del Rey.

Isco, en la rampa de salida

Sus enfrentamientos con el nuevo técnico madridista han sido el tema de conversación de los últimos tiempos en los ‘corrillos’ del Santiago Bernabéu. Estas discusiones le han costado quedarse en la grada en el partido ante la Roma en el Olímpico o no jugar ni un solo minuto en la final del Mundial de Clubes en Abu Dhabi.

Estas discrepancias tienen origen en el mal estado de forma del malagueño desde que comenzara la temporada. Y es que, en el partido contra el Valencia, se pudo apreciar como el de Arroyo de la Miel llevaba una camiseta compresora por debajo de la de la equipación habitual. Y podría llevar una especie de faja, en algunas ocasiones, para evitar que se aprecie su figura algo descuidada, cuentan fuentes del entorno del vestuario.

Isco | Twitter

La grada también en su contra

Además, a esos problemas se añade que la grada no le pasa ni una más después del último partido en el Santiago Bernabéu. En ese encuentro, se enfrentó con la grada y casi ‘firmó’ su divorcio con el Real Madrid.

Todo esto preocupa a Florentino Pérez, que tiene otro problema: la pareja de Isco. El malagueño lleva un año con Sara Sálamo, la que dicen puede ser la culpable del mal estado de forma y la vida social ajetreada del ex del Málaga.

Isco y Sara esperan un hijo

Y ahora, salta la bomba. Aprovechando las vacaciones navideñas y la escapada a Tenerife, ambos han comunicado, a través de sus redes sociales, que esperan un hijo. Una noticia que aviva más los rumores que persiguen a la novia del futbolista, sobre que lo que quería era atarle en corto cuanto antes mejor.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Quizás en mi imaginación todo es más romántico: La forma en que tenía planeado compartirlo con mi familia, con mis amigos, incluso con vosotros… pensaba en un chupete con mensaje, unos globos en una caja, una foto con luz propia… Pero al final esto es la vida real, y en la vida real incluso un 28 de Diciembre, se puede compartir una gran noticia como que: ¡Vamos a ser papás! Y no podemos estar más felices… Llevamos dibujada una sonrisa bobalicona desde hace algunos meses, incluso cuando las nauseas matutinas se han convertido en mis fieles compañeras. Con todos los sentimientos a flor de piel, las ilusiones se mezclan con los miedos, las inseguridades de (en mi caso) ser primeriza, el querer hacerlo bien, el querer educar a nuestro bebé con los mejores valores, con respeto, tolerancia, empatía y en la más absoluta igualdad, hacen que incluso en los primeros meses tenga una sensación de vértigo infinito... pero como ya os digo, sin desdibujarse esa risa contagiosa y complice que se nos ha tatuado y que seguro que muchos han podido ver en nuestras fotos compartidas. ¡Te beso mucho @iscoalarcon ! Siempre supimos que #deaquiAmarte se nos quedaría corto.

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

Y parece que, poco a poco, lo está consiguiendo. Ya tendrán algo en común para el resto de su vida. Aunque al andaluz le pueda “costar su carrera deportiva”, como le advierten desde el vestuario blanco.

“Ahora sí que está en la calle”, es lo que ya dan por hecho en el entorno del club.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad