La asistente de Shakira gasta 400.000 euros en compras en Barcelona

Los gastos estratosféricos en Barcelona de la cantante colombiana Shakira que desembolsan sus asistentes

Shakira
Shakira

La fama le ha jugado una mala pasada a Shakira. Su popularidad fue uno de los detalles a los que se agarró Hacienda para acusarla por defraudar  14,5 millones de euros. Así lo explicaba el diario El País, donde publicaron todos los detalles de la investigación que llevó a cabo la inspectora Susana C. durante la investigación cuando la de Barranquilla fue acusada. Un informe en el que se habla de gastos pagados por sus asistentes en su nombre en comercios de más de 400.000 euros.

Shakira fue acusada hace un tiempo por defraudar presuntamente 14,5 millones de euros a la Agencia Tributaria. En este sentido, cabe recordar la ley que señala que una persona debe cotizar en España si pasa más de medio año en el país, algo con lo que no habría cumplido la de Barranquilla.

Fotografía: La asistente de Shakira gasta 400.000 euros en compras en Barcelona
Shakira y Gerard Piqué

Shakira, pillada

La pareja de Gerard Piqué aseguraba que su residencia estaba en Las Bahamas, donde declaraba sus ingresos, pero la Agencia Tributaria puso en marcha una investigación que acabó demostrando que no era así, y que debería haber hecho la declaración de la renta en nuestro país.

Para realizar el informe de pruebas, entre otras artimañas, la inspectora echó mano de herramientas como las redes sociales, donde estaban las instantáneas que algunos de sus fans colgaban en las redes sociales cada vez que la veían paseando por Barcelona.

Gastos que superan los 400.000 euros

Además, Susana C. escarbó hasta encontrar las mudanzas que hizo desde 2011, cuando empezó a salir con Gerard Piqué y numerosas intimidades de la cantante, como los comercios, restaurantes y hoteles que frecuentaba, o las compras que hacía, con el objetivo de demostrar que pasaba más de seis meses y un día en Barcelona.

Una investigación en la que refleja que Shakira realizó pagos de hasta 418.046 euros realizados en 279 establecimientos de Barcelona a lo largo de 4 años. Unos desembolsos que, por cierto, no hacía ella, sino sus asistentes en su nombre. Ella recogía la mercancía y eran sus empleados los que pasaban más tarde con la tarjeta de crédito para abonar las compras que había hecho la cantante.