Jennifer López se fotografía en la piscina de su nueva casa de Miami

La cantante americana Jennifer López y su posado en bikini en su mansión de Miami que ha dejado a sus seguidores de Instagram con la boca abierta

Jennifer López
Jennifer López

No eran precisamente pocos los que aseguraban hace años, cuando aparecieron las redes sociales, que Jennifer López no iba a saber cómo subirse al carro de aplicaciones como Instagram o Twitter.

Nada más lejos de la realidad. La cantante del Bronx acumula ni más ni menos que 131 millones de seguidores tan sólo en Instagram, siendo una de las cantantes más seguidas y una de las celebrities con mayor impacto mediático del momento.

Es por eso que fotos como esta, en la que aparece posando en bikini en la piscina de su nueva casa en Miami son de esas que arrasan. Literalmente. Y es que son ya más de 4 millones de likes los que lleva acumulados la imagen en cuestión en poco más de 24 horas. Los comentarios no es que hayan sido pocos tampoco: más de 30.000.

Jennifer López presume de tipazo y de mansión

Una foto en la que JLo demuestra dos cosas. Por un lado que, a sus 51 años, sigue teniendo una figura que levanta pasiones. No son pocos los que, cada vez que la pareja de Álex Rodríguez cuelga una imagen así, se quedan con la boca abierta viendo cómo López sigue siendo una de las mujeres más sensuales del planeta.

Por otro, López tampoco pierde la oportunidad de presumir de casa. Mejor dicho, de mansión. Y es que, como apuntan medios como La Vanguardia, fue hace unas semanas cuando Jennifer y Álex decidieron compran una de las mansiones más espectaculares de Miami por, ojo, ni más ni menos que 40 millones de dólares.

Evidentemente para Jennifer no es que sea precisamente motivo de preocupación teniendo en cuanta la fortuna que ha ido amasando desde hace muchos años. Eso sí, por suerte para sus seguidores, que están más que encantados viendo cómo JLo disfruta de su nueva piscina, la cantante no duda en compartir con ellos sus mejores posados. Este, en bikini durante el atardecer, es, desde luego, de los que no se olvidan fácilmente.