Una parte de la directiva del Barça apuesta por recurrir la sentencia a favor de Laporta

stop

Varios directivos del club entienden que hay motivos sobrados para llevar la acción de responsabilidad hasta las últimas consecuencias

El expresidente del FC Barcelona Joan Laporta, en el Col·legi de Periodistes | V. Malo

30 de octubre de 2014 (23:43 CET)

Todavía no hay ninguna decisión oficial, sin embargo, en el entorno de la junta directiva del Barça se respira ánimo de llevar la acción de responsabilidad social hasta sus últimas consecuencias. Este viernes a las 12:00 horas se celebra la reunión extraordinaria de los directivos, donde se tomará una decisión clave: seguir judicializando el club o forzar la paz social y quedar como los perdedores.

Algunos miembros de la junta directiva consultados por Diario Gol tienen una visión de la sentencia del juez Martínez Borrego muy distinta a la que ofreció este jueves Joan Laporta, en su triunfal exposición. Mientras el expresidente presumió de una victoria contundente, desde el club entienden que "el juez ha hecho un cálculo político, que queda más o menos bien con las dos partes".

"Lo que viene a decir el juez es que la junta actual tiene razón pero hay tres conceptos (Viladecans, Mediapro y Sogecable) que no han podido quedar suficientemente acreditados", argumentan fuentes del club. "Ahora se ha convertido todo en un debate contable, pero la operación de compra de los terrenos de Viladecans fue vergonzosa y cuando entramos al club no había dinero para los departamentos, solo había un millón en caja y se debían tres meses de sueldos. Además se había hecho un uso abusivo de las tarjetas del club, que se usaron hasta para comprar pollos", zanjan.

Para sentar un precedente hay que llegar al final

La directiva actual tiene varios motivos de peso para recurrir la sentencia en apelación y prolongar un proceso civil que comenzó hace cuatro años. El primero es la propia sentencia. No es contundente y da parcialmente la razón a la junta actual del club. No en vano, convierte 11 millones de euros de beneficios del ejercicio 2009-10, en 27 millones de pérdidas.

Otro aspecto que motiva recurrir la sentencia es la intención de sentar un precedente, cosa que siempre ha defendido la junta actual. Y, como se suele entender en el mundo de los juristas, las principales bases legales siempre se asientan desde el escalón más alto del estamento judicial. En el caso a debate sería el Tribunal Supremo, pero antes habría que acudir a la Audiencia Provincial. Este proceso podría alargarse cuatro años más. 

Si no recurren, se arriesgan a ser demandados

El último motivo es una cuestión de tiempos. Al ser la asamblea de socios compromisarios la que aprobó impulsar la acción de responsabilidad, la junta debería convocar una asamblea extraordinaria para someter el asunto a votación y, para ello, se necesitan 15 días. El plazo para interponer el recurso es de 20 días hábiles. Por tanto, el tiempo es demasiado justo.

El club tuvo la opción de poner este tema en el orden del día de la anterior asamblea, pero no lo hizo. Tanto es así que no parece probable que la junta tenga intención de convocar una asamblea exprés con todo lo que ello conlleva. Y, en el caso de no interponer el recurso y dejar el asunto, la directiva se arriesgaría a ser demandada por alguno de los socios del club por no haber perseguido hasta el final el objetivo que se comprometió a realizar: la reclamación de las pérdidas ocasionadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad