Ultras de ideología nazi se cuelan en la grada de animación del Barça

stop

Aficionados violentos regresan al gol sur del Camp Nou y protagonizan incidentes en bares próximos al estadio

Imagen de los grupos de animación del Barça situados en la zona baja del gol sur del Camp Nou

09 de marzo de 2015 (23:46 CET)

Aficionados ultras, de ideología nazi, se han colado en la grada de animación del FC Barcelona. Con una estética casual, jóvenes radicales han regresado al gol sur del Camp Nou y frecuentan los bares más próximos al estadio azulgrana, como el Jaguar, la Taverna d'en Quimet y el Nando's.

La grada de animación del Barça está, una vez más, bajo sospecha, después de que algunos hinchas realizaran el saludo nazi en el último partido de Liga contra el Rayo Vallecano. El club, preocupado por los hechos, "está estudiando las imágenes" aportadas por el dispositivo de seguridad, según explicó a Diario Gol una fuente próxima a Josep Maria Bartomeu, presidente azulgrana.

Hace tres semanas, en el partido de Liga que el equipo azulgrana disputó contra el Levante, Antiviolencia denunció que unos 200 aficionados del gol sur gritaron "Cristiano [Ronaldo, delantero del Real Madrid] es un borracho" y pidió una sanción ejemplar al Comité de Competición. En los últimos tres encuentros de Liga del Barça, los aficionados de este sector han solicitado la dimisión de Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional.

Almogàvers, Supporters Puyol, Nostra Ensenya

La Liga acusó a la peña Almogàvers de liderar los cánticos contra Cristiano Ronaldo. Esta asociación, que públicamente siempre ha rechazado la violencia y tuvo problemas con los Boixos Nois, se desmarcó de las denuncias del organismo que preside Tebas. El Barça, por su parte, se puso a disposición de la Liga para esclarecer los hechos.

Varios grupos de animación conviven actualmente en el Camp Nou. Entre ellos, Supporters Puyolm Nostra Ensenya y Grup Fidel. "Estas peñas surgieron tras la expulsión de los Boixos Nois del estadio. Son los jóvenes que han tomado el relevo de los antiguos Boixos, que ahora acuden al estadio de incógnito, a título individual, y en gradas alejadas del gol sur", explica un antiguo miembro del grupo ultra del Barça.

Apuñalados dos hinchas del PSG

Los últimos incidentes denunciados por presuntos ataques de los Boixos Nois se produjeron el pasado 11 de diciembre. Ese día, dos aficionados del PSG fueron apuñalados en las inmediaciones del Camp Nou tras la victoria del equipo azulgrana.  Fuentes policiales, no obstante, insinuaron que en uno de los dos ataques no hubo un motivo futbolístico y se trató de un robo con violencia.

El Barça, por su parte, prohíbe la entrada de banderas o bufandas de los Boixos Nois en las gradas del Camp Nou. El expresidente Joan Laporta inició la política de tolerancia cero contra su grupo más violento en 2003. En las elecciones presidenciales de ese año, curiosamente, muchos 'boixos' apoyaron la candidatura del abogado barcelonés. Su gran rival fue Lluís Bassat.

Grupo fundado en 1981

Los Boixos Nois fueron fundados en 1981 como grupo de animación barcelonista. Políticamente, la peña simpatizaba con las organizaciones independentistas, entonces muy minoritarias, y de extrema izquierda. A mediados de los años 80, sin embargo, comenzaron a infiltrarse skinheads de extrema derecha y aumentaron las acciones violentas. En enero de 1991 se produjo el asesinato de un seguidor del RCD Espanyol, Frederic Rouquier, en una acción en la que los Boixos Nois vengaron una anterior agresión de las Brigadas Blanquiazules a uno de sus integrantes, Sergi Segarra.

El Espanyol también ha desactivado a las Brigadas Blanquiazules, que tuvieron un gran poder en el antiguo Sarrià y sobrevivieron en el Olímpic Lluís Companys. El definitivo acoso al grupo ultra, de extrema derecha, se produjo en 2009 con el traslado del equipo blanquiazul a Cornellà-El Prat. El Espanyol fomentó la creación de la Curva, un grupo de animación que rechaza la violencia y al que, periódicamente, se infiltran antiguos 'Brigadas'.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, también lideró la extinción de los Ultras Sur, tras un enfrentamiento interno entre dos facciones de esta peña. El club blanco ha creado su propia grada de animación, situada en la zona alta del Santiago Bernabéu.