Roures rebaja 40 millones de euros a Movistar Plus por la Champions

stop

El dueño de Mediapro reconoce que pide 130 millones de euros a Telefónica, lo mismo que le costó adquirir los derechos

César Alierta (Telefónica) y Jaume Roures (Mediapro)

20 de octubre de 2015 (22:00 CET)

Jaume Roures es un gran negociador. De otra forma no se entiende que desde sus ideales comunistas se haya convertido en uno de los empresarios más importantes en la industria del audiovisual y del fútbol en España. El dueño de Mediapro, en el foco mediático por su trabajada negociación con Telefónica para emitir la Champions, rebaja 40 millones de euros a su competidora para hacerse con los derechos de la competición europea.

Roures quiere vender los derechos de la Champions a Movistar Plus, cosa que se desprende de sus constantes apariciones en los medios de comunicación. Sabe que es la mejor manera de rentabilizar su inversión –pagó 130 millones anuales a la UEFA por tres temporadas– y de dar notoriedad a la empresa con la que se ha asociado y que pone el nombre a su nuevo canal, Bein Sport. Es por este motivo que ha reconocido, implícitamente, una rebaja de sus pretensiones iniciales en declaraciones a Expansión.

El dueño de Mediapro especifica que la tercera oferta que puso sobre la mesa de Telefónica consistía en pagar tres euros mensuales por cada abonado de la televisión de pago del grupo que preside César Alierta. Teniendo en cuenta que Movistar Plus tiene 3,6 millones de abonados, esto significa un pago de 10,8 millones al mes; unos 130 millones anuales.

Pide lo mismo que pagó

Por tanto, Roures estaría pidiendo a su competencia la misma cantidad que él invirtió en comprar los derechos a la UEFA, de tal forma que haría un negocio redondo toda vez que también ha vendido los derechos a Vodafone, Orange y Telecable a razón de unos 50 millones de euros por cada una de estas compañías.

La rebaja de precio es significativa si se tiene en cuenta que, en un principio, Roures pedía un fijo de 43 millones de euros y un adicional en función del número de abonados. En varios medios de comunicación se habló de entre 150 y 180 millones de euros. El dueño de Mediapro habría recapacitado, dejando la pelota en el tejado de Telefónica, que debería afrontar esos 130 millones de euros. Sin embargo, la multinacional todavía no está por la labor.

Distintas fórmulas de pago

Con el resto de operadores, Mediapro alcanzó distintas fórmulas de pago que más o menos se resumen de las siguientes dos maneras: un precio mínimo garantizado del 30% o 40% sobre los 130 millones de costes –que vendrían a ser entre 40 y 50 millones de euros fijos– u ocho euros por abonado al mes, teniendo en cuenta que las otras tres plataformas compradoras se reparten un 20% del mercado. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad