Rosell firmó un acuerdo con los Boixos Nois

stop

El presidente se comprometió a ofrecerles un espacio en el Camp Nou aunque siempre lo negó en público

El presidente azulgrana / Archivo

08 de marzo de 2013 (10:25 CET)

Sandro Rosell, presidente del FC Barcelona, mintió durante la campaña electoral de 2010. El actual mandatario azulgrana firmó un acuerdo el 16 de mayo de 2010 con algunos grupos de animación entre los que se encontraban los Boixos Nois. Rosell siempre negó la existencia del pacto hasta el pasado lunes cuando, a raíz de la bengala arrojada en el último clásico de Copa, reconoció que se había reunido con los radicales "desde la buena fe".

Una de las promesas del programa de Rosell era la creación de una Grada Jove. El presidente firmó un documento de seis páginas con los representantes de 10 grupos de animación, entre los que se encuentran los Boixos Nois, Tóxicos, ICS, Taliban Barça, Grup Fidel, Nostra ensenya, Unibarçataris, Almogàvers y Supporters Puyol. Solo existen 11 copias del documento, y El club de la mitjanit de Catalunya Ràdio se ha hecho con uno de ellos.

Papel mojado

En el documento se refleja la nueva estructura de los grupos de animación, integrados en el Consejo de Grupos de Animación y representados por un presidente. El club financiaría la propuesta y gestionaría los viajes y las pancartas. Rosell se comprometió a conceder un bar en la zona de los grupos de animación. Eso sí, en el documento se condenan las actitudes violentas. "En la campaña electoral nos reunimos con todos los grupos de animación y había un miembro de los Boixos Nois, pero todos asumieron la tolerancia cero con las actitudes violentas", expresó el presidente el lunes.

La Grada Jove quedó en papel mojado después de varios meses de investigaciones. Los Mossos d'Esquadra desaconsejaron impulsar el proyecto por su incapacidad de prometer la seguridad de un grupo integrado por algunos de los aficionados más radicales, con o sin antecedentes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad