Pinocho, en el Barça, tiene dos narices