Nike se cuela en los Juegos Olímpicos de Londres

stop

La competencia desleal vuelve a aparecer en 2012

16 de agosto de 2012 (18:03 CET)

La marca Nike se ha colado en los Juegos Olímpicos de Londres aunque no ha pagado un solo euro para convertirse en patrocinador oficial. Su principal competidor, Adidas, ha abonado 100 millones de euros para aparecer en las Olimpiadas de 2012.

La marca deportiva lanzó una campaña publicitaria el mismo día que Adidas publicó la suya para inaugurar los Juegos. En ella, aparecían atletas compitiendo en otras ciudades llamadas Londres. Sin duda, fue un punto a favor para relacionar a Nike con los JJOO, a pesar de no estar vinculados contractualmente. De hecho, el Comité Olímpico Internacional (COI) ha vetado a Nike en estadios y recintos para proteger a la casa alemana.

En Londres, Nike ha emitido un nuevo anuncio relacionado con los JJOO. Muestra algunos jóvenes de hoy triunfando en las Olimpiadas de 2032. Finalmente, se ha podido ver el logo de la casa estadounidense, por ejemplo, en las prótesis de Oscar Pistorius o en los equipajes de Roger Federer o de la selección de baloncesto de Estados Unidos.

Adidas pretende recortar diferencias

Con el patrocinio en Londres, Adidas pretende recortar las diferencias de ventas con respecto al líder del mercado, Nike. A pesar de que se espera un crecimiento en todas las empresas del sector, la casa alemana tiene todos los números para ser la gran beneficiada.

Por ahora, China es el objetivo de las dos grandes casas. En el país asiático, el gasto per cápita es de 1,3 dólares en este material (aunque crece un 30% anual); en Estados Unidos, de 16,2 dólares. Adidas espera que los Juegos le permitan recortar los 200 millones que le separan de Nike (546 millones de euros en China) gracias al mercado asiático.

El ambush marketing y la Regla 40

Nike, y otras marcas, han utilizado el ambush marketing para sacar provecho de Londres sin rascarse el bolsillo. Consiste en una práctica de competencia desleal que, a través de un vacío legal, saca provecho de la publicidad que otros han pagado.

Otras de las empresas que han utilizado este marketing de emboscada son Paddy Power (una casa de apuestas irlandesa) y Oddins (una vinería inglesa que premiaba con un 30 por ciento de descuento a todos los clientes que se acercaran a su local con prendas u objetos que no eran patrocinadores oficiales de los JJOO).

Sin embargo, la Regla 40 ha censurado a los patrocinadores no oficiales en las redes sociales de los deportistas. Los atletas que aparecieran en Twitter, Facebook u otro medio personal con una prenda no autorizada por la organización, podían pagar multas, perder la acreditación o quedar directamente descalificados de los Juegos.

La cuestión es que los patrocinadores no oficiales ni siquiera podían utilizar las palabras "games", "2012", "twentytwelve", "two thousand and twelve" o "medal".

No en vano, otros anunciantes sí han pagado para aparecer en Londres. Los grandes beneficiados (han recuperado la inversión) han sido Visa, BP y Acer.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad