Marruecos renuncia a la Copa de África por la amenaza del ébola

stop

El Mundial de Clubes queda en el aire por el avance de la epidemia en la región

Las 'aguilas verdes' celebran su triunfo en la Copa África  |  EFE

16 de octubre de 2014 (18:38 CET)

El fútbol no se salva de las consecuencias del ébola. Marruecos renuncia a la organización de la Copa de Naciones de África 2015 y deja en el aire el Mundial de Clubes de este mes de diciembre. El país magrebí rehúsa la cita del torneo ya que la epidemia ha traspasado sus fronteras y no se considera en disposición de cumplir con las exigencias impuestas. La federación marroquí puede afrontar graves sanciones como la exclusión de sus selecciones en campeonatos oficiales.

El Gobierno marroquí ha pedido la desconvocatoria del torneo en una carta enviada a la Confederación Africana de Fútbol (CAF) este jueves. Marruecos sí ha confirmado su presencia en las próximas reuniones del comité organizativo, el 2 de noviembre. Las propuestas de la federación marroquí son esperar un año con la esperanza de que la epidemia quede controlada, o bien dejarlo para 2017, cuando está fijada la siguiente edición. La Copa de Naciones de África se celebra los años impares –desde 2013– para que no entre en conflicto con la Copa Mundial de la FIFA.

Alarma de la OMS y rechazo de soluciones

El Ministerio de Deportes ha aludido la preservación de la seguridad ciudadana para justificar la renuncia, según fuentes gubernamentales han declarado a la prensa marroquí. La Confederación Africana ha rechazado los requisitos y sugerencias de Marruecos para mitigar los riesgos. En consecuencia, la federación nacional se ha visto obligada a tomar esta decisión y están preparados para afrontar las consecuencias, cuenta la misma fuente.

"Esta demanda está motivada esencialmente por el último informe de la Organización Mundial de la Salud, que contenía números alarmantes de la extensión del virus", explicó el ministro de deportes marroquí Mohamed Ouzzine. El ministerio confesó a principio de semana estar considerando la postergación si la CAF les bloqueaba las propuestas, tal y como ha sucedido.

Sudáfrica se queda con todo

Sudáfrica es la alternativa más viable si hay que buscar otro emplazamiento. El país cuenta con todas las infraestructuras necesarias gracias al mundial de fútbol de 2010. Sin embargo, este país ya tiene adjudicada la edición de 2017, como sustituta de Libia que tuvo de renunciar por el conflicto bélico. Si la Copa de Naciones se celebrara en 2016, debería acoger dos campeonatos seguidos.

Otros candidatos a la corona son Sudán, Ghana y Egipto. Ambos han presentado candidatura ante la CAF este mismo jueves. El país de las pirámides se ha declarado seguro de poder organizar el evento con muy poca antelación. El torneo debería jugarse entre el 17 de enero y el 8 de febrero de 2015, si se respetan los horarios iniciales.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad