Mariano, un mirlo blanco convertido en halcón

stop

El Espanyol se deshizo del hoy pichichi del RM Castilla porque "lo veía bajito", dice Enrique Pimpinela, su descubridor en el CE Premià

La ficha de Mariano en el CE Premià y el jugador celebrando un gol con el Real Madrid

18 de octubre de 2015 (10:40 CET)

Ha jugado sólo 263 minutos de 720 posibles, ha sido titular en dos ocasiones de ocho posibles, en dos encuentros ni tan siquiera ha sido convocado y ha marcado cuatro de los 14 goles de su equipo. Con estas estadísticas de Mariano Díaz Mejías, nadie diría que se esconde el pichichi del RM Castilla. Y así es. Mariano se ha convertido en ocho jornadas en el revulsivo de Zinedine Zidane. Sus goles, todos decisivos, han servido para mantener al filial del Real Madrid en la cima del Grupo 2 de la Segunda División B. Es un mirlo blanco convertido en halcón negro. Que pudo haber sido del RCD Espanyol, si en su día el club perico no se hubiera deshecho de él por "bajito", al decir de Enrique Pimpinela, su descubridor. Por "politiquería barata", según su padre, Mariano Díaz.

Mariano [Barcelona, 1993] es natural de Premià de Mar, localidad de la comarca barcelonesa del Maresme, situada a unos 20 kilómetros de Barcelona. Aunque por su madre, dominicana, tiene la doble nacionalidad. Sus primeros pasos como futbolista los dio, con cinco años, en el Club Esportiu Premià. Lo descubrió Enrique Pimpinela Francés, aunque en Premià lo conocen por el Maño; es de Épila, Zaragoza. Lleva 32 años en el CE Premià, donde ha sido de todo: entrenador de infantiles, entrenador de cadetes, delegado del equipo en Segunda B, delegado del equipo en Tercera División… Desde hace tres temporadas, es tesorero del Premià, de la Segunda Catalana.

"Lo que hace tu nieto no es normal"

"Fui a ver un partido a La Salle, no recuerdo ahora si de juveniles o de veteranos, y al lado de las palmeras que rodean el campo vi a su abuelo, ex jugador del CE Europa y del Centre d'Esports Sabadell, entre otros, que jugueteaba con sus nietos. Porque Mariano tiene un hermano dos años mayor que él, Edu Marcel, que juega ahora de defensa en la UE Vilassar de Mar [Grupo 1, Primera División Catalana]", dice el Maño. "Los dos niños, como le digo, jugaban con la pelota. A Mariano Díaz, el abuelo, que se llamaba como su hijo y como su nieto, Mariano Díaz, le dije: 'Díaz, lo que hace tu nieto no es normal en un niño de cuatro años y medio'. ¡Marianito tocaba y levantaba la pelota de una forma que no era normal a su edad! '¿Por qué no me lo traes el lunes al campo del Premià, a las cinco y media de la tarde?', le dije. 'Vale, pero también te llevaré al hermano', contestó él. Y el lunes, a las cinco y media de la tarde, ahí estaban los tres como un clavo. Ya no salieron del CE Premià hasta que Mariano se fue al Espanyol, en 2002, con nueve años".

Cuando el hoy goleador del RM Castilla alcanzó la categoría de benjamín, un ojeador se lo llevó al Espanyol como bien cuenta el directivo del Premià. Permaneció en el fútbol base perico cuatro temporadas: de la 2002-03 a la 2005-06. "Mariano jugó como alevín en los torneos televisados de Canal Plus", dice Enrique Pimpinela. "El primer año [2003] fue uno de los más destacados, pero el segundo ya no deslumbró tanto porque no crecía y se enfrentaba a jugadores más altos que él. Como se hizo patente en el infantil y lo veían bajito, le dieron de baja. ¡El Espanyol le dio de baja porque no crecía!". El club blanquiazul hizo un pan como unas hostias. Mariano mide hoy 1,78 de altura y pesa 79 kilos. Aunque su padre, temeroso ante cualquier indiscreción que pueda perjudicar a su hijo, niega la mayor: "No, esa no fue la causa. Se debió a la politiquería barata que había en el club".

Del CF Badalona, a la cantera de Valdebebas

Y Mariano regresó a su casa, el CE Premià. Estuvo dos temporada, hasta 2008, que ingresó en la Fundación Sánchez-Llibre; tenía como una de sus principales actividades la promoción del fútbol base, integrado especialmente por chicos del Maresme. Las cosas en Vilassar de Mar no marchan todo lo bien que desea la familia, y por segunda vez en su vida deportiva se ve obligado a volver al Premià. En la temporada 2009-10 fichó por el CF Badalona. "Le dimos la baja, claro. Era por su bien", dice el Maño. "Con los de Montigalà juega la Liga Nacional Juvenil, y al año siguiente, sube a la División de Honor, y en eso aparece el Real Madrid", recuerda el directivo premianense.

A punto de cumplir 18 años, el primero de julio de 2011 Mariano Díaz ingresó en La Fábrica, en las categorías inferiores del Madrid, en el Juvenil A; y un curso más tarde dio el salto al Juvenil C, hoy desaparecido, donde impresionó por su fuerza y capacidad goleadora. En 2014 ascendió al Castilla junto con el centrocampista Melero, actualmente en las filas de la SD Ponferradina.

Mariano es un jugador potente, fuerte, rápido, veloz. Siempre atento al rechazo. Tira desde cualquier posición del frente de ataque. Un excelente rematador; posiblemente, su mejor virtud, como demostró en el gol que le metió esta temporada al Arenas de Getxo (1-0), al cabecear un centro medido de Enzo Zidane. Tiene el perfil cabeceador de Santillana o, ahora, de Cristiano, uno de su ídolos junto con el otro Ronaldo, el Gordo. Técnicamente es muy bueno, diestro. También le pega bien con la izquierda. Por su madre, es internacional absoluto con la República Dominicana. Debutó el 24 de marzo de 2013 en un encuentro amistoso frente a Haití (3-1). Mariano marcó el tercer gol local. Aunque no es probable que mirlo blanco vuelva con la selección dominicana. No le sientan bien los viajes ni el clima ni la comida caribeña. A lo mejor, ¿pensando en La Roja?

Únicamente en dos ocasiones ha sido titular

Zinedine Zidane confía en él. El Madrid confía en él. Mariano pasó por el quirófano la pasada temporada por un problema en su tobillo y siguieron confiando en él. Se perdió más de media temporada y aún así, marcó cinco goles en diez partidos. Para nada. Porque el RM Castilla continuó en el pozo de la Segunda División B. Este pasado verano, problemas musculares lo apartaron de la pretemporada, razón por la cual no entró en la convocatoria del primer partido de Liga contra el CD Ebro (5-1); contra el Sestao River (1-1), en la jornada séptima, tampoco fue convocado. Sólo ha jugado dos veces de titular: contra el Real Unión (1-0), en Irún; y contra el Amorebieta (1-1), en Valdebebas. En los restantes cuatro partidos salió mediada la segunda parte.

Mariano Díaz Mejías acaba contrato con el Real Madrid el próximo 30 de junio. No sabe si continuará jugando en el Alfredo Di Stéfano. Aunque ofertas no le van a faltar. Alguna, incluso de Inglaterra.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad