Laporta soñaba con la playa del Barça y la mascota iba a ser la 'polla' blaugrana

stop

Los terrenos que compró el expresidente del club en Viladecans tenían una finalidad lúdica para los socios

Imagen de la polla de agua | Ricardo Herranz

17 de septiembre de 2014 (16:52 CET)

Los terrenos de Viladecans están teniendo un papel importante en el juicio entre el FC Barcelona y 17 exdirectivos del club. Este miércoles, en la tercera sesión del juicio, los citados terrenos volvieron a tener su cuota de protagonismo durante la declaración de Joan Oliver, exdirector general del Barça en la última etapa de Joan Laporta como presidente de la entidad. 

Preguntado por los problemas que se detectaron en los terrenos y concretamente por la posibilidad de que en las tierras habitase "alguna especie de rana o de bicho" –en palabras de Sandro Rosell en su declaración del martes–, Oliver contestó con humor: "El único bicho del que escuché hablar era la 'polla' blaugrana".

Los terrenos eran colindantes con la playa

Este hecho que parece una broma, forma parte del ambicioso proyecto que tenía Laporta en Viladecans. El expresidente quería fundar 'La ciutat del soci', también conocida como 'Espai Barça', y los terrenos de Viladecans le parecían el lugar idóneo por espacio y por proximidad al mar. De hecho, el gran plan de Laporta consistía en 'crear' la playa del Barça, porque los citados terrenos eran colindantes con una parte de la playa de Viladecans, muy próxima al espacio natural de El Prat de Llobregat, donde hay varias especies de flora y fauna protegidas.

Una de las especies protegidas que se podían ver cerca de la playa era la conocida como polla d'aigua o gallineta d'aigua (gallinula chloropus). Se trata de un ave que, curiosamente, se caracterizaba por contar con los colores del Barça: pico rojo y cuerpo azul oscuro, casi negro, como el título de la película dirigida por Daniel Sánchez Arévalo. Laporta y los suyos se entusiasmaron de tal forma cuando descubrieron esta especie que la bautizaron como 'La polla blaugrana'.

Anatomía de la 'polla' de agua

En una ocasión, en un conocido restaurante de Barcelona, Laporta hizo referencia a esta historia en tono de broma: "Yo no sé por qué se llamaba la polla de agua pero lo cierto es que por la forma del pico parecía que tenía una parte de la anatomía masculina incrustada en la cara". De hecho, el pico es rojo, pero la punta del mismo es más clara, amarillenta. Laporta también reconoció que ese animal iba a ser una especie de mascota del club. Una anécdota sin mayor trascendencia que no quita para que el proyecto del expresidente en este sentido fuese completamente en serio.

Laporta mandó comprar los terrenos de Viladecans al final de su último año de mandato (2010) por 18,5 millones de euros. Sin embargo, tras una tasación de valor solicitada por Sandro Rosell cuando ya era presidente, el precio de los terrenos se devaluó a 5,5 millones, al tener un 22% de la superficie la condición de suelo rústico, no urbanizable. "No servían ni para plantar alcachofas", dijo este martes el expresidente Rosell.

*Laporta también habló para Radio Marca sobre la 'polla' blaugrana en 2009 (audio)

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad