La última exhibición de Messi le quita el protagonismo a Valdés

stop

El Barcelona golea a Osasuna (5-1) con cuatro goles del argentino, que suma 33, y uno de Pedro

Valdés, ante Osasuna | EFE

27 de enero de 2013 (20:52 CET)

Messi tiene una pelota amarilla más para su colección particular. El argentino anotó cuatro goles (suma 33 en la Liga) en la victoria ante Osasuna (5-1) y desvió la atención de las convulsiones internas que vive el Barcelona. La más destacada, la decisión de Víctor Valdés de terminar su vínculo con el club en 2014 y que debía ser juzgada por la afición. Sin olvidar la destitución de Enric Masip de la secretaría técnica de la sección de balonmano y las molestias de los trabajadores del Camp Nou, que ven que pierden terreno ante los subcontratados.

José Luís Mendilíbar, técnico de Osasuna (terminó expulsado), rezaba para que el cuadro de Jordi Roura estuviera con la mente en el clásico de Copa del próximo miércoles. Y lo estaba, pero sin obviar que la Liga es el título más importante porque marca la regularidad de un equipo. Por eso, el ayudante de Tito Vilanova (el técnico se encuentra en Nueva York tratándose de un cáncer) sentó a Jordi Alba, a Iniesta y a Cesc (jugó media hora) y le dio la alternativa a Adriano, a Thiago y a David Villa.

Otro póker

Víctor Valdés, que se enfrentaba a su público por primera vez tras su cuestionada decisión de marcharse del Barça, partió de inicio y nada pudo hacer ante el gol de Raoul (m. 24), que ponía las tablas en el marcador. Un tiro ajustado al palo desde la frontal. La hinchada azulgrana recibió al guardameta con entusiasmo, pero sin vitoreos, y repitió su nombre en algunos compases del encuentro, sin excesivo ímpetu. Poco trabajo tuvo bajo los palos. Era su día, pero el insaciable Messi le quitó el protagonismo.

El argentino vio de reojo el perfect hat-trick de Cristiano Ronaldo ante el Getafe y decidió anotar cuatro tantos. El primero, tras fintar ante Andrés Fernández (m. 11); el segundo, de penalti (m.28), que le costó la expulsión a Arribas por doble amonestación, y el tercero y el cuarto, en la reanudación (m. 56 y m. 58). Entre sus dos dobletes, Pedro (m. 40) aprovechó un centro de Dani Alves para poner tierra de por medio antes del descanso.

La Liga a tiro

El partido sirvió para reconciliar a Messi y a David Villa, titular, y para demostrar que Alexis sigue negado de cara a portería a pesar de sus buenas intenciones. Los últimos minutos fueron cómicos ante el continuo desacierto del chileno, bien acompañado por la mala suerte del asturiano. Terminada la jornada 21, el Barcelona tiene 58 puntos y aventaja al Real Madrid en 15 y al Atlético, en 11. Messi ha anotado la mitad de los goles (33 de 71). El Barça juega de memoria. Solo las ganas de récord y el hambre de triunfos marcarán la duración de este ciclo histórico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad