La 'jet set' del Barça hace negocio en el Godó

stop

La cúpula directiva y ejecutiva azulgrana causa sensación tras la soberbia victoria en Champions contra el PSG

Víctor Malo

Javier Bordas no se perdió el Nadal-Almagró del Godó a pesar de ir en muletas | Judith Francisco
Javier Bordas no se perdió el Nadal-Almagró del Godó a pesar de ir en muletas | Judith Francisco

22 de abril de 2015 (19:55 CET)

Esta vez fue otra historia. La escasez de personalidades del deporte registrada el martes en el Godó se tornó en un gentío abrumador este miércoles. Todo tiene una explicación: jugaba la gran atracción del torneo, Rafa Nadal. Y no solo eso, sino que su rival era Nico Almagro y el otro tenista español de moda, David Ferrer, jugaba antes. Se notaron estos alicientes.

En los terrenos del Real Club de Tenis de Barcelona, organizadores del Open Banc Sabadell, destacaba la presencia de directivos del FC Barcelona. La mayoría de ellos, muy solicitados, estaban eufóricos por la soberbia victoria del Barça contra el PSG y el acceso a semifinales de la Champions. Por separado, algunos aprovechaban para saludar a viejos conocidos y otros preferían destinar su tiempo a hacer negocios. La ausencia más llamativa fue la del presidente. Josep María Bartomeu no acudió al partido porque estaba fuera, en viaje de negocios.

Villarrubí y Faus, los más sociables

Carles Vilarrubí, vicepresidente institucional, ocupó la mesa del comedor donde el día antes se había sentado Sandro Rosell. Allí departió con Beto Agustí, presidente del RCTB, y con el secretario general de deportes de la Generalitat, Ivan Tibau. Posteriormente, y acompañado de Agustí, se dirigió a ver algunos juegos del duelo entre Nadal y Almagro (6-3 y 6-1).

Otro vicepresidente, el económico, aprovechó para saludar a varias mesas del restaurante. Javier Faus, muy diplomático, se codeó con diversas personalidades del mundo empresarial y del deportivo. Estuvo, por ejemplo, junto a Julio Salinas y Epi, ex jugadores del Barça de fútbol y baloncesto respectivamente. Anna Tarrés y su antigua pupila de natación sincronizada, Thaïs Enríquez, estuvieron en la misma mesa, donde también se encontraba el director institucional y deportivo del Barça, Albert Soler. Su colega ejecutivo, Nacho Mestre, director general del club, también paseó por el Village y se apeó en la carpa del Sabadell.

Bordas y sus negocios en la noche

Muy cerca de ellos, hacia el fondo de la sala, se encontraba otro vicepresidente azulgrana, Manel Arroyo. Y dos mesas más al centro estaba Javier Bordas, directivo y miembro de la nueva comisión deportiva del Barça, reunido con personas del mundo de la noche. Tramando algún nuevo negocio, quizás. Llamó la atención ver al propietario de Costa Este con la mano enyesada y una muleta. Explicó que le han tenido que operar del menisco. Luego, fue a ver el partido. 

Tampoco faltó el vicepresidente del área social, Jordi Cardoner, que estuvo muy atento a los movimientos de Nadal durante el partido. No era el único famoso en las gradas. El entrenador del Espanyol, Sergio González, no quedó satisfecho con ver a Verdasco el martes, así que volvió acompañado de su mujer para disfrutar de más tenis. Junto a él estuvo Xavier Bosch, periodista del que se rumorea que podría participar en las elecciones del Barça. No fue la única representación del Espanyol, también estaba el defensa Héctor Moreno, entre otros jugadores.

Aroma electoral: Toni Freixa y Víctor Font

El directivo y aspirante a las elecciones del Barça Toni Freixa también se dejó ver por las instalaciones del RCTB, aunque no pudo estar mucho rato. Más tiempo pasó allí Xavier Bosch, del que se rumorea que también podría formar una candidatura, acompañado el que podría ser su rival en la carrera electoral, Víctor Font, empresario y accionista del diario ARA. Aunque su candidatura parecía descartada, deslizó que habrá novedades próximamente.

Font también asistió concentrado al partido entre Nadal y Almagro. Sin embargo, algo devsió su atención y la de buena parte de la grada. El murmullo sobre una presencia inesperada corría por los asientos que rodeaban la pista de arena. No llevaba traje ni corbata, aunque vestía de negro tizón. Buscaba pasar desapercibido, pero fue el más buscado de todos los VIP en el Godó: Neymar.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad