La Guardia Urbana denuncia a Piqué por desacato a la autoridad

stop

El futbolista del Barça se encaró a varios policías de madrugada, a la salida de una conocida discoteca de Barcelona

Piqué se encara con la Guardia Urbana delante del Casino

15 de octubre de 2014 (20:52 CET)

Gerard Piqué no se salió con la suya. Probalemente pensó que, tratándose de él, convencería a la patrulla nocturna de la Guardia Urbana que merodeaba por el Port Olímpic de Barcelona este domingo de madrugada. Antiguamente, un autógrafo o una foto firmada lo solucionaba todo. Quizás, los tiempos están cambiando. El caso es que Piqué se fue para casa con una multa por desacato a la autoridad y un cabreo monumental.

Todo comenzó por una multa de tráfico. El destinatario no era el jugador, sino su hermano Marc Piqué, que aparcó su vehículo en el carril bus de la calle Trias Fargas, junto a la puerta de la discoteca Catwalk, de donde salían los dos hermanos sobre las 2:30 horas, según publica La Vanguardia. Fue el mismo día que Piqué jugó con la selección española contra Luxemburgo. Le dio tiempo a volver y a salir de copas con su hermano.

La multa de tráfico era clara, según se desprende de la diligencia de la Guardia Urbana: "15 minutos parado en el carril bus entorpeciendo la circulación de los taxis que tienen parada en esa misma zona". Como puede verse en las imágenes, Piqué no se lo tomó demasiado bien y protagonizó una acalorada discusión con los agentes de la autoridad. Durante ese intercambio de palabras, Piqué soltó alguna desafortunada frase para el recuerdo que le terminó costando una denuncia. 

Los agentes entregaron la multa al hermano del jugador, que había permanecido dentro del vehículo. Piqué se la arrancó de las manos, hizo una pelota con el papel y lo tiró a los pies de los agentes. Acto seguido, se fue con unos amigos hacia la puerta de acceso del Casino de Barcelona, a escasos metros donde se produjo el incidente. Piqué está acusado de una falta de respeto y desobediencia leve a la autoridad. Aunque no es un delito grave, el jugador deberá responder ante un juez en un próximo juicio de faltas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad