La descentralización de la Fórmula 1 mengua la economía de las escuderías

stop

El aumento de Grandes Premios en los países emergentes genera una división de intereses dentro del ‘gran circo'

El Ferrari de Fernando Alonso, bajo la cúpula de Yas Marina

23 de diciembre de 2012 (18:33 CET)

En un mundo globalizado y capitalista, la descentralización de las empresas se produce para reducir costes. La Fórmula 1 tampoco es ajena a este modelo, ya que cada vez hay más carreras lejos de Europa, cuna de la competición (en el primer Mundial había seis Grandes Premios en el ‘viejo continente' y uno en Estados Unidos). Sin embargo, en el caso del ‘gran circo' la descentralización repercute negativamente en los bolsillos de los equipos. Los países emergentes se han convertido en un gran atractivo para las inversiones en el mundo automovilístico, lo que conlleva un mayor gasto de desplazamiento para cada escudería. El beneficio, pues, es para los dueños del negocio.

Cada escudería transporta 300 toneladas de material por carrera. Cuando las pruebas se disputan en Europa, el traslado se hace por medio de camiones (24, dos por equipo). Sin embargo, la mayoría de las carreras se celebra fuera, por lo que hay que movilizar a aviones y barcos. Asimismo, los equipos acumulan durante el año 160.000km, entre carreras y test.

Un gran equipo

Para las pruebas en Europa, se desplazan 135 personas por equipo; para las de fuera, entre 90 y 100 personas. Eso conlleva un gasto en logística muy elevado y cada vez más difícil de asumir. La Fórmula 1 ha tenido que contratar a su propia empresa logística (DHL). Sin contar que hay que enviar piezas para reparar a las fábricas. Y es que de las 11 escuderías que empezarán el próximo campeonato del mundo, nueve son europeas. Solo Force India y Caterham (Asia) han nacido en otro continente.

Actualmente se disputan 20 Grandes Premios durante el Mundial, y un 21º sería totalmente insostenible. En 2013, 13 de las carreras se disputarán lejos de Europa, algo que puede aumentar en 2015 con la entrada de Bangkok (Tailandia) en el negocio. Hay que esperar a ver qué sucede con los GPs de Suzuka (Japón) y Bahréin, que terminan contrato en 2013. Lo mismo ocurre un año después con Canadá y Singapur y, tras el Mundial de 2015, habrá que revisar los acuerdos con Australia, Malasia y Brasil.

Los que entran por los que salen

Por el contrario, Rusia acogerá una prueba en 2014, mientras que Bélgica, México y Ciudad del Cabo esperan su oportunidad. Casi todos los citados renovarán y la desproporción en la distribución de continentes se mantendrá o aumentará. En ningún caso beneficiará a las arcas de los equipos.

Sin duda, un coste demasiado elevado para las escuderías. Cabe recordar que casi todas ellas tienen presupuestos menores a los de los grandes clubes de fútbol. Además, requieren un personal mayor y mucho más preparado que cualquier directivo de club balompédico. Y viajan asiduamente por todo el mundo mientras que en el deporte rey los desplazamientos son menores y, casi siempre, dentro de Europa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad