La carta de las 15 nadadoras ha tenido un efecto devastador sobre Tarrés

stop

La ex seleccionadora ha perdido cuatro ofertas extranjeras que doblaban el sueldo que percibía en España

13 de noviembre de 2012 (21:36 CET)

Anna Tarrés ha salido muy malparada a raíz de la escandalosa carta que 15 ex nadadoras hicieron pública el pasado 22 de septiembre. La ex seleccionadora, que tiene contrato en vigor con la RFEN hasta el 31 de diciembre de este año, recibió cuatro importantes ofertas poco después de anunciarse su no renovación contractual.

Según explica a Diario Gol el abogado de Tarrés, Jorge García, la entrenadora tuvo sobre la mesa ofertas de México, Brasil, Canadá e Italia. Al menos dos de ellas le doblaban el sueldo con respecto a los emolumentos que percibía en España. De hecho, el presidente de la Federación de México, Kiril Todorov, afirmó en septiembre que estarían dispuestos a pagarle 100.000 pesos al mes (6.000 euros) más otros gastos, y que las negociaciones estaban avanzadas. Sin embargo, después de publicarse la mentada carta, todas las ofertas se esfumaron. Las acusaciones eran muy graves y la imagen de Tarrés quedó demasiado dañada como para que cualquier otra Federación la quiera contratar en estos momentos.

Anna Tarrés, que actualmente está sumida en diversos procesos judiciales con la RFEN y, en concreto, con el presidente Fernando Carpena, se encuentra en una delicada tesitura. Si no consigue que la contraten próximamente, es muy probable que se quede fuera del circuito durante los próximos cuatro años, ya que en estos momentos todas las federaciones buscan reforzarse de cara a preparar los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Los indicios sobre una carta consensuada

El juicio más mediático de los que enfrentan a las partes (todavía queda pendiente el del despido) se celebró el pasado lunes y, durante el mismo, Tarrés trató de demostrar que Carpena instrumentalizó la carta de las ex nadadoras. Indicios hay de sobras, desde la relación sentimental entre el hijo de Carpena y Luisa Violant, la hermana de tres firmantes de la carta, hasta las declaraciones de Paola Tirados, en que expresó que había hablado con Carpena; pasando por numerosas publicaciones en Twitter que realizó el propio hijo de Carpena, incitando a investigar sobre los métodos de Tarrés poco antes de la publicación de la carta. Además, parece ser que el borrador del documento original fue escrito por Jorge Violant, consuegro de Carpena. 

Por el momento, el abogado de Tarrés ha conseguido que le acepten una medida cautelar para que la entrenadora siga cobrando hasta final de año sin trabajar. De este modo, dejará de realizar unos informes que le asignaron como tarea y que tenía que entregar personificándose en Madrid. Uno de los hechos que ha llevado a Tarrés a demandar a la Federación por atentar contra su dignidad profesional. En virtud de ello y de otros aspectos, Tarrés reclama 50.000 euros de daños morales, que se unen a los 300.000 euros en concepto de su salario bruto de dos años (150.000 por año).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad