El Madrid perderá dinero para evitar un Barça campeón en el Bernabéu

stop

El club que cede el estadio para la final de Copa percibe un porcentaje de los ingresos generados por el partido

Joan Gaspart celebra la Copa del Rey de 1997 que el Barça ganó en el Bernabéu

05 de marzo de 2015 (23:41 CET)

El Real Madrid CF guarda silencio sobre los deseos de Barça y Athletic de jugar la final de la Copa en el Santiago Bernabéu. La entidad de Concha Espina espera con disimulo que la opción del templo madridista se diluya. El alquiler que paga la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) al equipo que cede sus instalaciones para la final salvaría los números de la mayoría de equipos de la Liga, pero es nimio para el club más poderoso del imperio fútbol.

Un millón de euros es, en cifras aproximadas, el canon que paga la RFEF por la sede de la final. Esta cantidad incluye el 20% del taquillaje del partido, el 2% de la publicidad y el 1,5% de los ingresos que genera el encuentro por derechos de transmisión. Los dos finalistas y la federación se reparten el resto del pastel. Fue el Madrid, curiosamente, quien rompió la norma hace dos ediciones. El subcampeón compartió el alquiler del Bernabéu con el Atlético en un gesto de generosidad de Florentino Pérez.

Un vídeo de hace 18 años

El Barça ha mandado un mensaje sibilino a través de su presidente, Josep Maria Bartomeu. El mandatario siempre quiere estar a bien con todos, pero desea enfrentarse al Athletic en el Bernabéu. En Bilbao ven con buenos ojos esta opción, pero el estadio blanco no figura en la relación de candidatos que maneja el órgano federativo. Ni tiene intención de aparecer en ella. En la lista oficiosa están Mestalla (Valencia), el Calderón (Madrid) y La Cartuja (Sevilla).

Dos son los motivos que argumentan el rechazo del Madrid. El primero es deportivo. Las gradas del Bernabéu todavía recuerdan la vuelta de honor que realizó el pésimo gestor de la entidad azulgrana Joan Gaspart cuando el equipo levantó la Copa de 1997. Florentino Pérez acababa de asumir el cargo de director de ACS. Los medios afines se han encargado de difundir un vídeo con los desperfectos que causaron entonces en el estadio algunos radicales barcelonistas con motivo del título. La segunda razón es política. Los dirigentes blancos condenan cualquier ofensa al himno de España y a la Casa Real en sus instalaciones.

La mejor opción

La final de la Copa será el sábado 30 de mayo. Es una fecha que descarta el Calderón porque es la víspera de un concierto de AC/DC. Mestalla tampoco es la favorita de los finalistas por su capacidad (55.000 asientos). La Cartuja es la más alejada de Barcelona y Bilbao. Las tres partes se reunirán en las próximas fechas para acordar la sede. La maquinaria blanca, en este contexto, ya trabaja para difundir algunas excusas a los dos equipos y a la federación.

El departamento de eventos del Madrid no tiene, hoy por hoy, ningún espectáculo programado para el fin de semana de la final. El cambio de césped fue una de las primeras hipótesis que circularon en las redes. El club ni confirma, ni desmiente, pero fuentes del sector de la jardinería consultadas por este medio afirman que la sustitución del verde puede hacerse en un solo día, y el campo estar disponible en dos jornadas. Otra posibilidad es que la entidad reserve las instalaciones para que el filial juegue las eliminatorias de ascenso a Segunda División si se clasifica. La tercera evasiva tiene clave comercial. La institución asume que para entonces ya tendrá montadas las terrazas de verano en las gradas del coliseo. Y el madridismo, mientras, se moviliza en Twitter con la etiqueta #NoALaFinalEnElBernabeu.