El CSD sancionará con dureza a los clubes que faciliten la actividad de los ultras

stop

Miguel Cardenal y la comitiva de Antiviolencia mandan un mensaje encubierto a los dirigentes del Atlético y del Deportivo 

Diario Gol

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, los directores generales de la Policía, Ignacio Cosidó y Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa y el comisario general de Se
El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, los directores generales de la Policía, Ignacio Cosidó y Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa y el comisario general de Se

01 de diciembre de 2014 (19:49 CET)

Acción, reacción. El Consejo Superior de Deportes (CSD) convocó este lunes una reunión de urgencia de la Comisión Antiviolencia para analizar el tratamiento que debe darse a los ultras de los equipos de fútbol. La trágica muerte de 'Jimmy' Romero ha puesto sobre la mesa una cuestión de vital importancia que se venía descuidando en los últimos tiempos.

Miguel Cardenal, presidente del CSD, lideró la reunión en la que participaron el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, los directores generales de la Policía, Ignacio Cosidó y Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa y el comisario general de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona. La principal consecuencia del encuentro consistió en anunciar un incremento de intensidad en las sanciones a los clubes de fútbol que facilitan la actividad de los ultras. El Atlético de Madrid está en el punto de mira.

"Esta fecha marca un antes y un después en la violencia en los estadios", afirmó Cardenal, después de reconocer que barajan cerrar gradas de algunos estadios: "Se lo hemos sugerido a los equipos y alguno ya la ha aplicado voluntariamente. Esta medida se tiene que incorporar a la normativa".

¿Por qué no se evitó la pelea? ¿Era un partido de alto riesgo?

Según ha podido saberse en las últimas horas, La federación de peñas del Deportivo vendió 100 entradas a los radicales de Riazor Blues. Así lo ha publicado EFE, citando a fuentes policiales consultadas por la agencia. Asimismo, ha trascendido que hay 21 detenidos por la pelea. 

Preguntados por la falta de previsión a la hora de evitar la batalla campal que se produjo en Madrid Río, Francisco Martínez tiró balones fuera: "Antes del partido no había elementos objetivos que permitiesen prever acontecimientos violentos como los que se produjeron". También recalcó la excepcionalidad de lo sucedido: "Los hechos son de extrena gravedad pero también excepcionales. La lucha contra la violencia en el deporte es constante y compormetida y, en la mayor parte de los casos, eficaz".

Ignacio Cosidó, director general de la Policía, informa de que se tenía conocimiento de que algunas peñas del Deportivo se iban a desplazar a Madrid, pero no había indicio alguno sobre los Riazor Blues. "Había alguna sospecha pero no existía el conocimiento de que se iban a desplazar a Madrid. De haberlo sabido no habrían llegado a la ciudad", dice. Además, insiste en la ausencia de antecedentes entre las dos aficiones, hecho determinante para no declarar el partido como de alto riesgo.

Sobre la violencia verbal en los estadios

Cardenal también habló de eliminar la violencia verbal en los estadios: "El año pasado abrimos un buzón a disposición de todos los ciudadanos para que todo el mundo pueda poner en conocimiento de las autoridades cualquier conducta que tenga que ver con la violencia, el racismo y la xenofobia".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad